Jueves, diciembre 14, 2017
Inicio > Senderos > ¿Correa, ex presidente, tendrá una guardia pretoriana y personal?
Senderos

¿Correa, ex presidente, tendrá una guardia pretoriana y personal?

ECUADOR (O) | Hay quienes piensan que lo que realmente esconde la aprobación del Servicio de Protección Público es la creación de una fuerza armada civil o paramilitar al servicio del partido de Gobierno y cuya consecuencia será lo que ocurre actualmente en Venezuela. Otros creen que lo que busca el Gobierno es la creación de una fuerza de protección pensada en la custodia de Rafael Correa cuando deje de ser presidente este 24 de mayo, mientras que su proponente; es decir la Presidencia, dice que solo se pretende crear una fuerza especialidad en la protección de funcionarios como lo hace el servicio secreto de los EEUU.

Por: Martín Pallares

Tomado de 4 Pelagatos.com (O)

Lo que nadie puede negar, sin embargo, es que en la Asamblea existe un apuro que raya en la desesperación para que se apruebe, estos días, la ley que crea el Servicio de Protección Público.

A tal punto llega este apremio de la Presidencia que si el miércoles 26 de abril la Comisión de Asuntos Internacionales, integrada mayoritariamente por asambleístas del Gobierno y presidida por María Augusta Calle, aprobó que se elimine la creación de este Servicio de Protección Público, el martes 2 de mayo todo cambió. En efecto, como si fuera por arte de magia, los mismo que aprobaron su eliminación ahora quieren aprobar su creación mediante una curiosa reconsideración prevista para hoy miércoles 3 de mayo.

¿Qué pasó entre el miércoles 26 de abril y el martes 2 de mayo en que los asambleístas de Gobierno cambiaron de opinión? 4Pelagatos supo que lo que hubo fue un fuerte tirón de orejas desde la Presidencia de la República, el viernes 28, que forzó a que el sábado 29 se acordara en el Gobierno que se vuelva a incluir el tema para aprobar una reconsideración. Es por eso, precisamente, que todo está listo en la Comisión para que una vez aprobada la reconsideración, la ley se apruebe como se ha querido en la Presidencia de la República desde hace 6 años.

El texto que está por aprobarse establece que el Servicio de Protección Público “es una entidad pública, especializada, jerarquizada, civil, armada dependiente del Ministerio del Interior con el propósito de brindar una cobertura de seguridad integral a las autoridades, funcionarios o funcionarias, dignidades ecuatorianas o extranjeras y personas relevantes que se encuentran en el Ecuador”. Este organismo estará comandado por un director que será “designado por el Ministro o Ministra del Interior previa aprobación del Presidente o Presidenta de la República”.

En otras palabras, se trata de un cuerpo de gente armada que estará bajo el comando de un ente político como es el Ministerio del Interior que, a su vez, está bajo las órdenes de la Presidencia de la República. Para juristas como Ramiro García, este texto está destinado a que el Gobierno tenga un cuerpo de gente armada incondicional con el partido de gobierno. Algo parecido a lo que existe en Venezuela. “Resulta gravísimo. Es abrir la puerta a la violación de derechos humanos (…) llama la atención que se lo quiera hacer de salida, a los 6 años de haberse realizado el primer debate”, ha dicho García. Fernando Bustamante, asambleísta miembro de la Comisión de Asuntos Internacionales, que antes era del Gobierno y ahora independiente, tiene temores parecidos mientras que Diego Salgado, asambleísta de CREO, que ha mantenido una férrea oposición al proyecto, sostiene que el Gobierno pretende crear una fuerza armada politizada y fiel al proyecto político del Gobierno. Bustamante, mientras pertenecía a la bancada oficialista y era presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales, fue partidario de su aprobación.

Pero hay otros sectores que piensan que se trata de un articulado legal pensado más bien en la salida de Rafael Correa de la Presidencia y que eso se evidencia en la decisión de acelerar la aprobación de la ley en estos últimos días antes de que Correa entregue el poder.

El proyecto fue enviado a finales del 2013 y en ese entonces se dijo que respondía a los efectos traumáticos que había dejado en Rafael Correa el levantamiento policial durante el 30S. Desde entonces, Correa desconfía de que sean policías o militares los que custodien su seguridad, peor aún cuando ya no sea Presidente. Por eso le urge tener un cuerpo de gente de su más absoluta confianza.

Correa sostiene que este servicio es parecido al del servicio secreto que hay en los EEUU y que da protección a funcionarios y visitantes relevantes. “En estos momentos al Presidente lo protegen las FF.AA. y algunas veces hay equipos mixtos con la Policía. Nuestros soldados no están preparados para eso. Se rompe con su formación; salen muchas veces de sus misiones fundamentales, pasan años viajando con el Presidente, pero están preparados para otras cosas. Están formados para enfrentar a los enemigos no para tratar con los ciudadanos”, sostuvo hace poco Correa. Por eso, ha presentado este proyecto para crear este servicio “civil pero armado y preparado para ello, preparado para tratar con los ciudadanos, que sepan cómo actuar en caso de emergencia, cómo evacuar al Presidente, dónde llevarlo”. Correa aseguró que el cuidado será no solo al Presidente de la República, sino al Vicepresidente, a las familias de las altas autoridades. “Esto no es otra cosa que el modelo norteamericano y de muchos otros países; es el famoso servicio secreto”.

Lo que Correa no dice o no conoce es que el “famoso servicio secreto” de los EEUU es un organismo que, si bien es parte del United States Department Homeland Security, que es un organismo que depende de la Casa Blanca, a la vez está supervisado y observado por un comité del Congreso llamado el Homeland  Security Commitee. La idea es que el Department Homeland Security, que fue creado luego de los ataques del 11 de septiembre del 2000 a las Torres Gemelas, tenga un seguimiento de los partidos Demócrata y Republicano en el Congreso.  En la visión del proyecto de Correa, el Servicio de Protección Público no tiene otra instancia de supervisión que el Ministerio del Interior, que es un organismo político dependiente de la Presidencia de la República.  En el proyecto no se prevé que exista ningún control de otra función del Estado como para garantizar que su administración no termine siendo funcional al partido al líder que presida el Gobierno como actualmente ocurre con el servicio de inteligencia de la SENAIN.

Sea cual sea el verdadero objetivo de la creación de este servicio secreto o servicio de protección, lo cierto es que un proyecto que apuntala más la concentración de poderes en manos del Presidente de la República. Pero es sobre todo el apuro por su aprobación, cuando falta pocos días para el cambio de mando, lo hace que se antoje pensar que lo que realmente está en juego es la protección para que Correa sea un ex presidente con guardia particular y, casi, personal.

One thought on “¿Correa, ex presidente, tendrá una guardia pretoriana y personal?

  1. P. Alcides Catota

    nos preguntamos los ecuatorianos, entonces para que son las fuerzas armadas y la policia, ellos están preparados, sencillamente el Sr. Rafael Correa tiene miedo, porque ahora será un ciudadano común, dice que el pueblo le quiere, entonces porque tiene miedo, váyase tranquilo a Bélgica allá no le pasara nada, más dinero para este grupo civil armado hasta los dientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *