Martes, septiembre 19, 2017
Inicio > Senderos > ¿Es el discurso de Cantinflas de 1966 una profecía de lo que vivimos hoy?
Senderos

¿Es el discurso de Cantinflas de 1966 una profecía de lo que vivimos hoy?

ECUADOR (O) | Lo pronunciado por este personaje ante las Naciones Unidas en la película “Su Excelencia” calza como anillo al dedo a pocos días de que Ecuador vuelva a las urnas para elegir a su nuevo Presidente de la República en segunda vuelta. Viene al tema, porque los ecuatorianos se han polarizado, entre dos tendencias, que han sido calificadas como “continuismo”, la una, y “cambio” la otra. La primera, de izquierda, que según lo dicho en este filme sería la de los “Colorados”, y la segunda, de derecha, que vendría a ser la de los “Verdes”. En síntesis, socialismo versus capitalismo, o estatismo versus participación privada.

Por: Luis Muñoz para Cotopaxinoticias.com  (O)

El discurso de Cantinflas mantiene increíble actualidad ante nuestro tiempo. Es una crítica al fanatismo y a la descalificación. Resalta que la humanidad se enfrenta a la humanidad, que el ser humano es a estas alturas de los tiempos un gigante científica e intelectualmente, pero un pigmeo moralmente. Y, al igual que ahora, destaca que la sociedad está profundamente dividida en dos bandos aparentemente irreconciliables; que al momento de las elecciones, el peso de la balanza hacia uno u otro bando depende de los votos de aquellos seres ‘insignificantes’ de a pies, así vistos por los que ostentan o persiguen el poder. Cuestiona los procedimientos de uno y otro lado; unos por intolerantes y otros por soberbios. Y pide a los unos que no vean al pueblo como ratones de laboratorio, y a los otros, que no lo vean como clientes. Que no los miren como simples peones de juego del ajedrez político, sino como seres humanos. Pide a todos, respetar las ideas de los demás. “El respeto al derecho ajeno es la paz”, sentencia. Y exhorta a sacarnos la venda de los ojos para “amarnos los unos a los otros” y no para “armarnos los unos contra los otros”; y, así, no permitir que unos sometan a otros, o que unos se dejen someter por otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *