Martes, octubre 17, 2017
Inicio > Refugio > Guaytacama amasa el sabor de su identidad
Refugio

Guaytacama amasa el sabor de su identidad

LATACUNGA RURAL (F) | Las tortillas de maíz, conocidas también como ‘tortillas de palo’, son el plato más representativo de la gastronomía guaytacamense. Aunque no es un alimento que se elabore cotidianamente en los hogares, es parte de la dieta de los habitantes de esta parroquia que las consumen en las ferias de Saquisilí y Latacunga, así como en las festividades de los barrios o parroquias aledañas a Guaytacama donde son comercializadas.

Por: Laura Barreros

Tomado de FIESTERO / Cotopaxinoticias.com (F)

Guaytacama – Latacunga (Cotopaxi). El origen de este alimento es difícil de precisar, pero la tradición oral señala que empezó a prepararse en el barrio Pilacoto.

Este alimento se elabora enteramente a mano. Su base es la harina de maíz y cuenta con un relleno de queso y cebolla con sal. Su cocción, ahora, se realiza en un tiesto metálico con manteca de chancho. Antiguamente, se usaba un tiesto de barro asentado sobre tres piedras y se calentada a fuego de leña. No se empleaba manteca de chancho, las  tortillas se cocían al contacto directo con el tiesto caliente.

This slideshow requires JavaScript.

Dolores Vilca Toctaguano comenta que esta tradición superaría los 150 años de existencia. De su madre, María Toctaguano Tipán, aprendió cómo preparar las tortillas. Dolores señala que su abuela, Teresa Defaz Tipán, fue la primera mujer que comercializó las tortillas de maíz en la plaza central de Guaytacama. Según su testimonio, dos tortillas de maíz costaban “un kalé”, fragmento de la moneda conocida como real, cuyo valor era inferior al sucre.

Este plato es apetecido también por turistas que visitan el Santuario de Cuicuno los días domingo. Las tortillas de maíz atraen visitantes al parque central de Guaytacama y al barrio Pilacoto, donde se comercializa los fines de semana.

This slideshow requires JavaScript.

El maíz es el cultivo predominante en esta parroquia. Este grano es parte importante de la alimentación de sus habitantes. De este grano se obtiene también la chica de jora, bebida tradicional que se ofrece en fiestas y celebraciones y con la que se acompañan las tortillas de maíz.

AJÍ EN PIEDRA PARA LAS ‘TORTILLAS DE PALO’

La piedra de moler fue uno de los utensilios infaltables en las antiguas cocinas. En ese recipiente se trituraba, con una pequeña piedra redonda, el ají y la sal en grano. Este aderezo picante acompaña las tortillas de maíz.

Hace algunos años era popular el consumo del llamado “ají de músico”. Según recuerda Laura Chancusig, la preparación de este picante fue tradicional en el barrio Pilacoto, ubicado al norte de la parroquia Guaytacama. Para preparar ese ají se picaba el ají en pedacitos muy finos y la cebolla blanca en pedazos más largos, se ponía sal en grano y chicha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *