Jueves, septiembre 21, 2017
Inicio > Refugio > Virtud y carisma para motivar a un pueblo
Refugio

Virtud y carisma para motivar a un pueblo

LATACUNGA RURAL (F) | El sacerdote Claudio Guerrero es un personaje icónico en Joseguango Bajo. Su trabajo en la parroquia abarcó aspectos materiales y espirituales.

Por: Laura Barreros

Tomado de Fiestero / Cotopaxinoticias.com (F)

Joseguango Bajo – Latacunga (Cotopaxi). Joseguango Bajo era un barrio más de la parroquia Mulaló hasta que un grupo de moradores, entre los que se cuenta a Jaime Gutiérrez y Arturo Hidalgo, solicitaron al canciller de la Curia de Quito, monseñor Ángel Humberto Jácome, la asignación de un sacerdote para esta localidad.

El padre Jácome era de este lugar, por lo que fue minucioso para seleccionar al religioso que enviaría a su tierra, señala el morador Octavio Rodríguez. Meses más tarde, el 4 de agosto de 1963, Claudio Guerrero llegó a Joseguango Bajo.

La devoción del sacerdote Guerrero a Santa Marianita de Jesús la hizo patrona del lugar. Con el apoyo de la comunidad, inició los trámites para la parroquialización, pese a la oposición de algunos habitantes de Aláquez y Joseguango Alto. Los últimos siempre manifestaron su decisión de pertenecer a Mulaló.

El 21 de septiembre de 1973 se emitió el decreto de parroquialización civil y el 29 de junio de 1974 fue reconocida como parroquia eclesiástica.

El carisma y frontalidad para tratar con sus fieles son dos rasgos que Abraham Guerrero identifica en el primer párroco de Joseguango Bajo. Sus iniciativas atravesaron aspectos culturales, deportivos, festivos y por supuesto religiosos. “Era un hombre comprometido con la realidad social”.

This slideshow requires JavaScript.

GESTIÓN QUE BENEFICIÓ A LA PARROQUIA

Con su iniciativa, la capilla del antiguo barrio fue reemplazada por el templo actual. Gestionó la donación de los terrenos para el cementerio parroquial, conformó un grupo de catequistas, una orquesta juvenil, un equipo de fútbol y construyó la casa parroquial. Organizó las primeras festividades parroquiales, incluso la reina era elegida a través del voto de los habitantes de la parroquia, recuerda Galo Gallo.

Como todo ser humano también poseía defectos. Quizá uno de los más notorios era lo enérgico para reprender a sus feligreses y señalar públicamente sus faltas, con nombres y apellidos, durante el sermón.

Quienes lo conocieron reconocen en él una capacidad de liderazgo nato y una irresistible empatía para acercarse a la gente y lograr su colaboración en la consecución de objetivos comunes.

SIGNIFICADO DE JOSEGUANGO BAJO

El nombre primitivo de la parroquia fue cushi-guango que en quichua quiere decir lugar alegre.

Otra acepción señala que el nombre Joseguango se debe a que en estas tierras habitó un indígena otavaleño llamado José. Los habitantes de este lugar lo llamaban Jusi-guango, por su cabello largo.

One thought on “Virtud y carisma para motivar a un pueblo

  1. Alonso León Cajiao

    Debemos recordar que Monseñor Ángel Humberto Jácome Marín nació en nuestra ciudad en 1902, dejo publicados varios libros y ejerció su ministerio desde diferentes designaciones en la Arquidiócesis de Quito, habiendo comenzado su ministerio en los años treinta en la ciudad de Atocha, presidió los funerales del Cardenal de la Torre, falleció como Canónigo en los años 80. Alonso León Cajiao Genealogista – Cronista Gráfico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *