Jueves, septiembre 21, 2017
Inicio > Senderos > Venezuela, ¿existe alguna salida?
Senderos

Venezuela, ¿existe alguna salida?

VENEZUELA (O) | La Constitución  de 1999 no solo adjetivó a la República de Venezuela como Bolivariana, sino que desde el 15 de diciembre del mismo año se inició la llamada “Revolución Bolivariana”, que según dijo el fallecido Hugo Chávez, consolidaría al pueblo en el poder.

Por: Byron Quelal, columnista invitado (O)

El chavismo enfatizó entonces que la Constitución Bolivariana superaría a la “moribunda” Carta Magna de 1961, estableciéndose la V República, con la cual queda en el pasado el Pacto de Punto Fijo (Pacto de 1958, en la que los partidos de Acción Democrática, COPEI y URD se comprometían a repartirse el poder) y nace la nueva democracia, así, de acuerdo con el Art. 5 de la Constitución referida, “la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público”.

Sin embargo, hoy Venezuela se debate entre una “izquierda” fragmentada, sin rumbo e ideología y una oposición de “derecha” sin ideas o propuestas concretas de cambio.

Pero pongamos las cosas en perspectiva, por un lado el chavismo tiene la virtud de reducir la pobreza de un 49.4% en 1999 a un 32% en el 2013 y redistribuir la riqueza de los petrodólares entre la población, empero, Hugo Chávez tuvo el desmerito de: 1. Crear un Estado derrochador.- No se genera riqueza y el gasto público no se limita; 2. Sobreendeudamiento público.- La deuda externa de Venezuela hasta la fecha es alrededor de 41.240 millones de dólares y la interna de 893.945 millones de bolívares; 3. Vivió solo del petróleo.- La gran derrota del chavismo fue no diversificar la economía; 4. No controló la corrupción; 5. Utilizó al petróleo para ganar apoyo internacional.- No es casualidad el bloqueo de cualquier decisión sobre Venezuela en la OEA; y, 6. No custodió el petróleo.- Lo menos que se puede esperar de un gobierno que vive del petróleo es que lo proteja, pero el chavismo solo supo desangrar a PDVSA, hoy esta empresa pública tiene que pagar cerca de 2.900 millones de dólares en deuda pública. Mucha carga para una compañía, ¿verdad?

Pero, la oposición reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no es que sea la santa salvación, ya que después de haber ganado las elecciones legislativas la alegría les duró poco. El Tribunal Supremo de Justicia declaró a la Asamblea en desacato y ha bloqueado cualquier resolución de esta, desde entonces la oposición se ha defendido como ha podido, ha salido a las calles a protestar y ha denunciado a Nicolás Maduro ante la OEA, pero, lo más grave es que esa oposición no ha tenido un paso brillante, por ejemplo: 1. Dos de los partidos que integran el MUD, Acción Democrática y COPEI han sido denunciados por corrupción, casos como “Sierra Nevada” y “Recadi” representaron un desfalco de millones de bolívares por los 40 años que se han repartido el poder; 2. Los que hoy denuncian al gobierno fueron los culpables por el incremento de la pobreza en un 66% en 1995 y tuvieron una inflación del 100% en 1996; 3. Intentaron derrocar a Hugo Chávez y desconocer a la nueva Constitución, por tanto, no cuentan con autoridad moral para denunciar a la dictadura; y, 4. La historia negra de la oposición en Venezuela tiene como máximo exponente al caracazo de 1989 (protestas y disturbios durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez), aquí hubo aproximadamente 398 personas asesinadas por fuerzas del gobierno.

En este sentido, para que la crisis venezolana pueda ser superada, por un lado se requerirá la aceptación por parte del régimen de sus errores en cuanto al manejo económico, social y político del país, que esté dispuesto a cambiar su modelo de gobernanza y oiga a los no simpatizantes de la “revolución”, ya que ellos también son pueblo, y por otro lado la oposición debe dejar de victimizarse, hacer revueltas y por fin proponer algo en concreto. Ellos deben realizar una objeción de conciencia, asumir que su pasado no ha sido perfecto y que al igual que el chavismo, ellos tienen mucha culpa del camino engorroso en el cual  se encuentra transitando actualmente Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *