Viernes, abril 20, 2018
Inicio > Planicie > Una iniciativa privada promueve el comercio “justo” entre pequeños productores y consumidores
Planicie

Una iniciativa privada promueve el comercio “justo” entre pequeños productores y consumidores

COTOPAXI (I) | En menos de dos meses, la consultora ADN ha conseguido juntar 40 compradores semanales para su “Canasta familiar Mi Cotopaxi”. Este grupo de profesionales particulares decidió emprender en un negocio que le genere ganancias económicas y que al mismo tiempo le permita abrir mercado para los pequeños productores -ayudándoles a organizarse- y ofrecer a los consumidores alimentos del campo a bajo costo.

Por: Redacción Cotopaxinoticias.com (I)

Latacunga (Cotopaxi). La canasta cuesta USD 20, contiene 16 productos que cambian cada semana y abastece para una familia de cinco miembros. Es entregada al comprador directamente en su domicilio en Latacunga y en los cantones aledaños cada viernes y sábado. Este viernes incluirá los productos para la fanesca.

This slideshow requires JavaScript.

Productores de 15 barrios de las parroquias urbanas San Buenaventura, Eloy Alfaro y Juan Montalvo, de Latacunga, son capacitados por ADN para que cultiven adecuadamente sus productos orgánicos, se organicen y logren abastecer la demanda.

ADN también se encarga de buscar a los compradores. Para aquello incluso ha firmado convenios con algunas entidades privadas para que el valor de las canastas se lo descuente al empleado en su rol de pagos mensual.

Los pequeños productores entregan sus cultivos en el local donde funcionaba la Unión Nacional de Educadores (UNE). Allí, el personal de ADN empaca las canastas cada viernes y las lleva a entregar a los compradores en sus domicilios.

Xavier Cajilema es uno de los socios de ADN. Explicó que el productor cobra más por sus productos, que el consumidor paga menos por los alimentos que adquiere y que su empresa gana un porcentaje por la intermediación.

El asesoramiento, según Cajilema, es un valor agregado gratuito que ADN ofrece a los pequeños agricultores.

Por ejemplo, según detalló Cajilema, los intermediarios de las plazas y mercados compran un atado de 10 cebollas blancas largas a los productores en USD 0,45 centavos y lo revenden a USD 1. ADN paga al agricultor por ese mismo atado, USD 0,55 centavos y lo vende al consumidor a USD 0,60 centavos.

Cajilema informó que el objetivo de ADN es abrir un centro de acopio en el barrio Chan para recibir los productos de los agricultores y convertir al local de la UNE en un minimercado de productos del campo.

La canasta incluye variedad de hortalizas, frutas, víveres, lácteos y cárnicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *