Martes, noviembre 21, 2017
Inicio > Refugio > Tres reinas, dos generaciones
Refugio

Tres reinas, dos generaciones

LATACUNGA RURAL (E) | Stefany Fernanda Ganchozo Chasi es la nueva Reina de Guaytacama desde la noche del sábado 17 de junio. La antecedió Jhoselin Lisset Chancúsig Flores.

Por: Laura Barreros y Luis Muñoz

Tomado de Fiestero / Cotopaxinoticias.com (E)

Guaytacama – Latacunga (Cotopaxi). Ambas son la continuidad de la tradición que inició esta parroquia cuando designó a Inés Maldonado como la primera representante de la mujer guaytacamense, hace 40 años.

LA TECNÓLOGA DENTAL QUE BUSCA UNA SONRISA DE UNIDAD

La visión de Stefany es mirar a Guaytacama como “un pueblo más unido” cuando ella termine su reinado. Para ello, dice que dará ejemplo de llevarse bien con todos y de ayudar a quienes lo necesiten. Pondrá énfasis en los niños de los “centros infantiles del buen vivir” y en los adultos mayores. “Ser reina es ser un ejemplo”, reitera.

Tiene 20 años y ha terminado sus estudios de tecnología dental. Su carrera le permite elaborar prótesis dentales. Señala que le encantaría poner sus conocimientos al servicio de las personas de escasos recursos económicos de esta parroquia.

No reside aquí pero llega constantemente a visitar a sus abuelos, en quienes ve a sus raíces. Considera que “Guaytacama es un lugar en el cual se puede vivir bien, donde todos comparten”. Le encanta esta parroquia “por su cultura y la calidez de su gente”. Valora también la “humildad” de los habitantes.

Se identifica como una persona sociable y que le gusta expresar sus afectos y sentimientos a sus seres queridos, en especial a sus padres y resto de familia. De Guaytacama le atraen más la iglesia de Cuicuno, la estación del ferrocarril y sobretodo el templo matriz. Asumió su reinado con el deseo de que “los guaytacamenses disfruten de las fiestas en armonía, porque eso nos va a unir más como pueblo”.

LOS ALTIBAJOS LE PERMITIERON VER MÁS ALLÁ DE LA CORONA

Como una suma de “momentos buenos y malos” que quedan marcados en su vida, resume J Jhoselin su año de reinado. Lo más duro fue el rechazo de algunas personas a colaborar con los niños y adultos mayores de la parroquia. Pero eso la llevó a descubrir alternativas para concretar lo que pretendía. Encontró apoyo en su familia y sus amigos. Está satisfecha con su labor.

Esta joven, de 18 años, afirma que terminó su reinado con mayor humildad que cuando lo recibió. Explica que aprendió a sentir lo que el resto siente y que se dio cuenta de que hay personas que viven en circunstancias adversas dentro de Guaytacama. “No todos tienen resueltas sus necesidades”.

Cuando recorrió la parroquia en Navidad, para agasajar a los habitantes, evidenció que existe carencia económica en los barrios alejados de la cabecera parroquial y que los más afectados son los infantes y los abuelitos. Sugiere que las nuevas reinas podrían trabajar en beneficio de ellos pero en busca de atención integral e involucrando a las comunidades. Vio en los alrededores de San Sebastián a los niños más desprotegidos.

Cursa el primer semestre de Trabajo Social en la Universidad Técnica de Ambato. Toma a su reinado como si hubiese sido una pasantía que le permitió experimentar en el campo lo que aprende en las aulas. “Me ha ayudado a desenvolverme como persona. Mi mensaje es que las nuevas reinas sean felices trabajando por su parroquia”. Si tuviera que priorizar un proyecto, se enfocaría en terapias psicosociales para familias y comunidades, pues señala que otro problema que enfrenta la parroquia es la violencia.

Se declara “orgullosamente guaytacamense” y lo que más le gusta de su parroquia es su barrio, Santa Inés, en donde nació y vive. Resalta “su canchas y sus piscinas”.

This slideshow requires JavaScript.

UNA REINA CON VOCACIÓN DOCENTE

La primera reina de Guaytacama se eligió en 1977. Entre cinco candidatas, María Inés Maldonado, de 22 años y graduada de maestra de primaria, fue designada como representante de la parroquia.

Inés es hija de Celia Trávez y Segundo Maldonado, quien fue teniente político de Guaytacama. De su reinado recuerda con gratitud el apoyo que recibió de su familia, en especial de sus hermanos Martha y Rodrigo Maldonado, para su participación en eventos culturales y sociales.

This slideshow requires JavaScript.

La elección fue en el salón de la Escuela Santa Marianita de Jesús, que por esos años funcionaba junto al templo parroquial, en las aulas donde ahora los niños reciben la catequesis. La coronación se realizó una semana después en el salón de actos del Colegio San José.

Su designación como reina de la parroquia tiene un sitio especial en su memoria, pero Guaytacama le evoca otros recuerdos entrañables como sus estudios primarios en la Escuela Fiscal Diez de Agosto, su amistad con Lilian Vizcaino y Mercedes Hidalgo, y la influencia de su maestra Luisa Sarzosa Carvajal, hermana del entonces párroco de Guaytacama, Manuel Alfonso Sarzosa.

La señorita Luisa, como hasta ahora la llama, fue la responsable de su formación primaria. De visión progresista esta maestra no reparaba en reiterar incansable a sus alumnas que “la educación es la parte fundamental para el desarrollo de los pueblos”. De sus compañeras de aula, Piedad Taipe y ella optaron por continuar sus estudios secundarios en el Colegio Normal Belisario Quevedo, en Pujilí, y se graduaron de maestras.

Inés Maldonado ahora tiene 63 años y está jubilada del magisterio. Vive en Quito con su familia, pero frecuentemente visita su casa en el centro de Toacaso, parroquia en la que sirvió como maestra de la Escuela Luis Felipe Borja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *