Lunes, abril 23, 2018
Inicio > Senderos > Rodas sigue con la cabeza sobre los hombros
Senderos

Rodas sigue con la cabeza sobre los hombros

QUITO (O) | Calamitoso papel el del alcalde de Quito, Mauricio Rodas: luchar en la forma que sea para salvar su cabeza. Hoy evitó que se inicie un proceso político y legal que podría desembocar en su destitución. El Concejo Metropolitano, convocado por Eduardo del Pozo, vicealcalde, debía analizar el pedido de remoción que plantean algunas organizaciones sociales en su contra. Esta gestión requería el aval de la Comisión de Mesa –una suerte de CAL en el municipio– de la cual hace parte el Alcalde y, por lo tanto, tenía que excusarse. El Concejo debía nombrar su reemplazo. En esta movida se concentró el juego político municipal en estos últimos días por una razón: la sobreviviencia del alcalde dependía de qué bando ganara esa designación.

Por: José Hernández

Tomado de 4 PELAGATOS.com (O)

Hubo todo tipo de mensajes y maniobras. Rodas pretendió que los integrantes de esa comisión archiven el pedido de remoción. Dos concejales que han votado con él prometieron sumarse al bloque de Alianza País para que un concejal AP (Soledad Benitez o Mario Guayasamín) reemplazara a Rodas en la Comisión de Mesa. De esa manera era prácticamente seguro que se iba a tramitar el pedido de remoción y someterlo al pleno del Concejo Municipal. Escenario que el Alcalde quiere evitar como sea.

Pero ayer ocurrió un hecho que alegró los escuálidas filas del Alcalde: el bloque de Alianza País se rompió en el Concejo Municipal por la desafiliación de cuatro de sus miembros (Anabel Hermosa, Soledad Benítez, Luis Reina y Luisa Maldonado) y su apoyo a Rafael Correa. Esto a los ojos de Luisa Maldonado fraccionaba todavía más el Concejo, volviendo más impredecible el resultado de la sesión extraordinaria convocada para hoy a las 08:00.

Un nuevo factor se agregó –y ha pesado sobremanera– en las tratativas que hubo hasta tarde en la noche del martes: la sospecha de que hay un acuerdo entre Rodas y el gobierno para salvar su cabeza. Sospecha que para Luisa Maldonado es una certeza, pero que los morenistas y ex compañeros suyos descartan enardecidos. En ese entorno se habla incluso de charlas entre Miguel Carvajal y el alcalde Rodas en las cuales el ministro de la política dio un apoyo explícito a los concejales que han impugnado la gestión de Rodas desde hace años. Pero, claro, los votos de SUMA para que María Alejandra Vicuña sea vicepresidenta no dejan de producir ruido en el Concejo de Quito. En los hechos, durante el gobierno de Correa y, ahora, en el de Moreno, los concejales oficialistas no entienden el juego que ha habido entre la Alcaldía de Quito y Carondelet. Con sorpresa se preguntan por qué la Contraloría no revela información que, a sus ojos, comprometería al alcalde. Y por qué carpetas, que incluso ellos han introducido a la Fiscalía, no son activadas.

Lo cierto es que la ruptura del bloque AP, solo produjo una baja: Luisa Maldonado que cree que Rodas “imprimió el modelo del reparto” y debió irse en el primer año. Ahora se demanda cuál es la urgencia para botarlo y por quién lo quieren reemplazar. Los otros correístas y los morenistas estuvieron esta mañana en la sesión extraordinaria que no se pudo instalar por falta de quórum. Ivone Von Lippke ratificó a 4P. la denuncia que hizo en un comunicado: un asesor del alcalde, Iván Salvatierra, prohibió su ingreso y fue maltratada por un grupo de policías metropolitanos. No obstante, ella estuvo presente en la sesión.

En definitiva, Mauricio Rodas volvió a ganar tiempo. No solo eso: cuando morenistas y correístas e independientes como Ivone Von Lippke esperaban que el Vicealcalde llame a otra sesión extraordinaria, Eduardo del Pozo dijo a 4P. que ya convocó a la Comisión de Mesa para mañana a las 11:30 para analizar si el documento de Diabluma, que pide la remoción del Alcalde, cumple con las formalidades de ley. Del Pozo no quiere, según dijo, prestarse “al juego de si hay o no quórum para nombrar el reemplazo del alcalde en la Comisión de Mesa”. Él quiere cumplir con los plazos fijados por la ley. 4P. hizo referencia a lo que señala, como regla perentoria la ley en el artículo 336 del Cootad, pero del Pozo insistió en su tesis: esa formalidad no se pudo cumplir y el proceso debe seguir adelante. Es decir, da paso a una reunión decisiva para el Alcalde sin haber cumplido con la formalidad que le dicta la ley.

Así el culebrón en que se ha convertido la gestión de Mauricio Rodas, sumará en pocos días un nuevo capítulo: una demanda segura ante el Tribunal Contencioso Electoral planteada por morenistas y posiblemente correístas que, desde esta mañana, adivinaron el escenario hacia el cual se iba a mover el vicealcalde, Eduardo del Pozo.

El Alcalde de Quito logrará muy seguramente salvar de nuevo su cabeza. Si lo hace es probable que llegue al final de su periodo pelando rines. Quito entretanto sigue al garete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *