Martes, septiembre 19, 2017
Inicio > Senderos > Qué bonito el carnaval
Senderos

Qué bonito el carnaval

ECUADOR (O) | A causa del feriado de carnaval, los columnistas enviamos nuestros artículos con varios días de anticipación. Será Miércoles de Ceniza cuando este salga publicado.

Y lo escribo en la noche del jueves 23 de febrero, un día después del glorioso anuncio de que habrá una segunda vuelta, hecho que ocurrió luego de que el mandante del CNE, el primer magistrado de la nación, lo reconociera en una entrevista internacional. Sin embargo, pasaron horas antes de que el anuncio oficial por parte del organismo rector de las elecciones, en la voz cansada y mirada furtiva de su presidente, lo dijera claramente en cadena nacional. Un suspiro de alivio recorrió el territorio nacional, el indomable pueblo quiteño y los tenaces manifestantes de todo el país podían descansar.

Por: Nelsa Curbelo

Tomado de Diario EL UNIVERSO (O)

Pero como eran los días previos al carnaval, días de jolgorio y excesos, personajes de la política y la vicepresidenta del CNE se dieron en descalificar lo anunciado y poner en tela de juicio al presidente de la institución que lo hizo.

Lo hicieron sin disfraz, porque ahora en nuestras ciudades el carnaval se juega a cara descubierta, y ya ha habido tantos excesos que no hace falta ocultarse para realizarlos. Mejor dicho: la mejor máscara es la propia cara. Nuestro propio presidente ha puesto de moda decir caretuco.

Y así todos nos dispusimos a celebrar con honores el carnaval, en ese juego de cambio de roles que despista al más versado. De acusadores del presidente del CNE por la lentitud de su gestión nos transformamos en sus defensores por la valentía de anunciar resultados con viento en contra e impedir un estallido social. Y la ciudadanía lo sostiene en medio de los tsunamis que parecen gestarse. Porque es el ancla que mantiene el barco en la tempestad.

Capaya pasó de personaje aborrecido por su corrupto comportamiento como funcionario público a actor esperado de denuncias contundentes de malversación y utilización de fondos del Estado. De acusado a acusador. Aunque en eso hay varios maestros, pero él parece capaz de dar cátedra de posgrado en ese arte…, pero no en Yachay, que ha tenido últimamente acusaciones de fraude en la información…

Vivimos un carnaval en vivo y en directo. Con ritmo vertiginoso de presentaciones, aunque ya sabemos que las mejores presentaciones son a cara descubierta, y quienes se ponen un disfraz pueden ser los que se ocultan para decir verdades. Podemos ganarnos el premio Unesco de mejor carnaval y ser reconocidos como verdaderos creativos en el arte de festejarlo. Adivine adivinador quién dice la verdad y premio al mejor discurso carnavalero.

A los disfraces no vale la pena premiarlos, porque algunos los llevan siempre puestos y son tan buenos que nos parecen reales. Y los premios pueden ser difíciles de otorgar por empates múltiples en el primer lugar.

Pero el carnaval termina y otros ciclos comienzan. En conjunto para la población de influencia cristiana es tiempo de reflexión y profundización de lo esencial de la vida. Ahora que descubren posibles millones de tierras alrededor de millones de soles, tratar de hacer mejor este pedacito nuestro es un hermoso desafío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *