Lunes, octubre 16, 2017
Inicio > Destacado > Los nuevos zares para la asignación de frecuencias
Destacado

Los nuevos zares para la asignación de frecuencias

ECUADOR (I) | Hombres de confianza del ex ministro Vinicio Alvarado y del asambleísta de PAÍS Jorge Yunda manejan ahora la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel), encargada del concurso de frecuencias. Un empresario, dueño una de las principales proveedoras de sistemas y equipos de radiodifusión y televisión, también es parte de la entidad.

Por: Fundamedios

Tomado de PLAN V (I)

Quito (Pichincha). El pasado 12 de mayo de 2017, el directorio de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) decidió remover a Ana Proaño del cargo de sus funciones como directora ejecutiva de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones, quien estuvo a cargo del concurso de frecuencias llevado a cabo desde abril de 2016.

Como su reemplazo fue designado el economista Pablo Yánez, quien fue viceministro de Gestión Turística hasta el segundo semestre de 2016, y trabajó por varios años de la mano del ex ministro de Turismo, Vinicio Alvarado. Según el art. 145 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones (LOT), el Director de Arcotel entre otros requisitos debe “tener probada experiencia e idoneidad técnica y profesional en el sector de las telecomunicaciones”, experiencia que Yánez no ha acreditado.

Otro cambio muy significativo es el nombramiento de Christian Hernández

Yunda como asesor jurídico de la Dirección de dicha entidad estatal. No solo es funcionario cercano a los Alvarado Espinel, familia que había sido propietaria de la radio que ahora se hace llamar “Canela Quevedo”, sino también es pariente de Jorge Yunda, y pese a su condición de funcionario público ha seguido siendo la mano derecha de Yunda desde 2005. Es su abogado personal desde ese entonces y representa legalmente a distintas frecuencias que forman parte del grupo Canela. Entre 2007 y 2009, se desempeñó como asesor legal de Yunda en el Conartel cuando él fue presidente de la institución. Tras su salida del Conartel y hasta abril de 2017 trabajaba en la Secretaría de Comunicación, desde donde, al parecer, operaba para el poderoso grupo de medios de comunicación de su allegado.

Esos estrechos nexos ya fueron revelados por Fundamedios en una serie de investigaciones publicadas a finales de marzo de 2017, en el cual se contó varios episodios que revelan la cercanía de Christian Hernández con Jorge Yunda:

Con el mismo desparpajo reaccionó otro funcionario público que, veremos más adelante, es una pieza clave de toda la trama: el Director General de Asesoría Jurídica de la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom), dependencia de la Presidencia de la República, Christian Alberto Hernández Yunda. Hernández, pariente de Yunda, escribió en la cuenta de Facebook de un comunicador que compartió la investigación: “Les falta Canela Quevedo”. En otro de sus comentarios aseguró que el problema “no es la concentración de medios, sino que el problema es el monopolio de audiencia”  y hasta amenazó a la usuaria que había compartido la información: “Yo no sé si a Hermel le gustaría. Saludos pero deje de sufrir que le hace mal a su salud”.

Christian Hernández es un funcionario cercano a los ministros Fernando y Vinicio Alvarado Espinel. La familia de estos funcionarios fue propietaria de la radio que ahora se hace llamar “Canela Quevedo” e históricamente fue Ondas Quevedeñas. Además, a pesar de ser funcionario público, se ha mantenido como mano derecha de su familiar desde 2005. Es su abogado personal desde ese entonces y representa legalmente a distintas frecuencias que forman parte del grupo Canela.

Entre 2007 y 2009, se desempeñó como asesor legal de Yunda en el Cornatel, cuando él fue presidente de la institución. Tras su salida de esta institución comenzó a trabajar en la Secom y desde esa entidad que ejerce un gran poder público sigue operando para el poderoso grupo de medios de comunicación de Yunda.

Existe un episodio que retrata bien cómo Christian Hernández Yunda sigue operando para su primo desde la función pública: en 2011 manda un mail a todos los directores de las radios Canela que operan en casi todas las provincias del país, para ordenarles que no se adhieran a las cadenas nacionales del Gobierno, pues eso les quita rating: “Según uds, y no lo dudo, no se enganchan nadie más que Canela y Radio Pública en donde hay cobertura de esta, entonces, aunque resulte un tanto riesgoso, por proteger nuestra audiencia es necesario dejar de transmitir las cadenas, salvo el caso en el que logre detectar que existe monitoreo certero de la SUPERTEL y les comunique vía correo “ESTA VEZ TENEMOS QUE ENGANCHARNOS VAN A MONITOREAR”.

Nótese como Christian Hernández Yunda, funcionario de la SECOM, habla en primera persona y les da instrucciones concretas a los directores de los medios de su allegado que desobedezcan a la SECOM y la forma de hacerlo. Esto fue denunciado a la Presidencia de la República, Sin ninguna consecuencia.

Las investigaciones completas pueden ser leídas en estos tres links:

Hernández se desempeñó como secretario del extinto Consejo Nacional de Radiodifusión y Televisión (CONARTEL), cuando su pariente era presidente del mismo. En el gobierno de Rafael Correa, fue asesor jurídico de la Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM).

Hernández, siendo abogado personal de Jorge Yunda, sería quien redactó los proyectos comunicacionales de las frecuencias que lidera el actual asambleísta por el sur de Quito -requisito principal para participar en el concurso de frecuencias -y los presentó en junio de 2016.

Como Coordinador del Control Técnico de los Servicios de Telecomunicaciones se nombró al ingeniero Rodrigo Jarrín Arboleda, quien es accionista de la empresa Sistemas de Radiofrecuencias Jarcom Cía. Ltda., de propiedad de su padre Rodrigo Jarrín Jarrín. Esta empresa es una de las principales proveedoras de sistemas y equipos de radiodifusión y televisión en el país. 

Como se ve, los conflictos de intereses parecen no ser la excepción en los nuevos nombramientos del Conartel.

Respecto a los motivos de destitución de Proaño, fuentes cercanas al Arcotel que pidieron la reserva aseguran que fue por pedido del entonces ministro de Sectores Estratégicos, Augusto Espín, por “no cumplir ciertas disposiciones directas”, entre ellas, el no haber resuelto el tema de Radio Canela antes de la posesión del nuevo Gobierno. Proaño no habría aceptado cumplir tales disposiciones porque los errores cometidos no eran reparables, como es el caso de las vinculaciones de parentesco en las empresas que participaron, lo cual está prohibido por la Ley de Comunicación y significa la descalificación inmediata.

Entre las últimas medidas que Ana Proaño tomó al frente de Arcotel y que pudieron haberle costado el puesto, está la resolución 332 contra Televicentro -TVC- del 27 de abril, en la que se resolvió la revocatoria de las autorizaciones temporales de dos repetidoras de la estación abierta denominada ‘Telesistema’, actualmente ‘Televicentro -TVC-,’ con matriz en Quito, y dos repetidoras para Guayaquil. Es necesario recordar que en febrero de 2016,  el empresario extranjero Ángel González sumó un medio más a su grupo de medios en Ecuador: Televicentro, avalado en la marca del diario El Comercio, medio que compró en 2015 a la familia de Guadalupe Mantilla. Dichas frecuencias fueron otorgadas temporalmente, sin concurso, en contra de lo que la Constitución y la Ley de Comunicación establecen.

El concurso público de frecuencias ha sido afectado por varias denuncias de irregularidades que fueron reportadas desde el inicio del mismo, convocado en abril de 2016 por el Arcotel. Con los resultados de la primera fase del concurso, se conoció que justamente habían grandes favorecidos como el mismo Ángel González, quien, a través de una trama de 18 empresas, fue calificado para obtener 104 concesiones.

La noticia de la remoción de Ana Proaño se conoció de un día para el otro  sin mayor explicación y cuando diversos sectores sociales, organizaciones, empresarios de radio y radioescuchas han solicitado públicamente la suspensión del concurso, no solo por las irregularidades sino también por los casos de corrupción que salieron a la luz a lo largo del proceso.

Justamente, el caso del asambleísta Jorge Yunda quien participó por aproximadamente 50 frecuencias a través de terceras personas es uno de los emblemáticos. No obstante, varias otras frecuencias del conglomerado Canela habían sido descalificadas y en especial, está el caso de CanelaTV. Las presiones sobre Ana Proaño y la llegada de Christian Hernández son movidas de piezas que señalan que las cosas para el actual asambleísta del partido en el Gobierno estarían por “solucionarse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *