Martes, noviembre 21, 2017
Inicio > Refugio > La ‘guerra’ que le dio luz eléctrica a Guaytacama
Refugio

La ‘guerra’ que le dio luz eléctrica a Guaytacama

LATACUNGA RURAL (F) | Por la década de 1940 el principal medio de trasporte era el tren. Comerciantes de Saquisilí transitaban a diario por las calles de Guaytacama para llevar y traer sus productos desde la estación localizada cerca de la Hacienda Guaytacama. Por esos años, autoridades de Saquisilí empezaron las gestiones para convertirse en cantón y delimitar su territorio.

Por: Laura Barreros

Tomado de FIESTERO / Cotopaxinoticias.com (F)

Guaytacama – Latacunga (Cotopaxi). En una ocasión, el entonces teniente político de Guaytacama, un hombre de apellido Jiménez, bebía en una cantina del centro parroquial mientras un grupo de chicos jugaba cerca de la plaza. De su conversación entre copas, los jóvenes habrían escuchado a la autoridad parroquial pactar la entrega del barrio Pupaná a Saquisilí para que se anexe a su territorio en el proceso de cantonización.

Aquel día coincidió con la celebración de las fiestas en Pilacoto. Los jóvenes llevaron esa novedad a ese barrio. Indignados con la supuesta negociación, quienes estaban en la fiesta bajaron armados de palos a defender la parroquia. Gritaron insultos contra el teniente político y dispararon fusiles. Se formó tal disturbio que la autoridad parroquial pidió refuerzos de Latacunga para enfrentar a la multitud que, con el repique de campanas que hizo don Juan José Chiluisa desde el templo parroquial, se concentró en la plaza.

Víctor Defaz fue delegado por algunos habitantes de Guaytacama para viajar a Quito y avisar de este incidente a la colonia de guaytacamenses residentes en la capital. Viajó en el tren de la noche. Foto: Laura Barreros / Fiestero

Llegaron policías armados, relata don Víctor Defaz, quien en ese entonces tenía 15 años. Se escuchaban disparos. Esa tarde, cerca de 13 personas murieron, entre ellas Esther Reinoso. Su hermano, Rosendo Reinoso, aunque sobrevivió, le mutilaron el brazo.

Víctor Defaz fue delegado por algunos habitantes de Guaytacama para viajar a Quito y avisar de este incidente a la colonia de guaytacamenses residentes en la capital. Viajó en el tren de la noche. Llegó a San Francisco y entregó el mensaje a Gabino Toapanta, quien convocó a los miembros de la colonia que viajaron a defender la parroquia. Entre ellos se distinguía a César Cueva Heredia y Enrique German.

Luego de dos días del enfrentamiento armado los residentes en Quito llegaron a Guaytacama. Organizaron comparsas con banda y voladores. Bailando, lanzando vivas en favor de la parroquia y gritando: ¡Guaytacama no pierde su territorio!, se dirigieron hasta el sector conocido como El Ejido, límite con Saquisilí. Allí bailaron y reventaron camaretas. Con esto el incidente terminó, pero empezó el resentimiento ente los habitantes de ambas localidades.

La misma noche de los disparos, el teniente político Jiménez se fue del pueblo. En su reemplazo llegó luego de unos días Segundo Maldonado, quien para evitar incidentes con la gente de Saquisilí dispuso la realización de una feria comercial en el centro de Guaytacama los días jueves.

Aunque en esa feria había de todo, según explica don Víctor Defaz, esta actividad no duró ni un año. Saquisilí se cantonizó en octubre de 1943 sin contar en su territorio a Pupaná. Sin embargo, en 2015 los habitantes de este antiguo barrio de Guaytacama decidieron anexase a Saquisilí.

LOS ‘KATI PLATO’ CONSTRUYERON SU PLANTA ELÉCTRICA

En compensación de los muertos, el Municipio de Latacunga entregó a Guaytacama una planta generadora de energía eléctrica. Con mingas, los habitantes de la parroquia construyeron el canal para encausar el agua que movería las turbinas y cavaron aproximadamente 15 metros cuadrados en la esquina de la vía que actualmente lleva a la estación del tren y limita con las plantaciones de Nintanga. Sobre esa excavación se construyó una caseta de piedra en la que se ubicó la planta. El trabajo demoró casi 2 años. En 1946 el centro de Guaytacama fue posiblemente el primer sector rural del cantón Latacunga que tuvo luz eléctrica.

Minga de los habitantes de Guaytacama para construir los canales y la caseta donde funcionó la planta eléctrica. Foto: Archivo de Alfonso Andrade. Compilación: Laura Barreros.

El lugar donde se construía la planta era paso obligado para la gente que usaba el tren. Con algo de humor don Víctor Defaz recuerda que los saquisilenses comentaban: “Qué van a poder hacer esa planta estos ‘kati platos’” (apodo con el que se conocía a la gente de Guaytacama porque en sus fiestas acostumbraban servir un segundo plato de barro que contenía queso y huevo. Ese plato se conocía como ‘kati plato’). “Están construyendo luz para alumbrar los mishques” (referencia a las plantas de cabuya o penco de las que los antiguos habitantes de Guaytacama extraían un néctar que se usaba en su alimentación).

En la actualidad solo se aprecian vestigios de lo que fue el canal. La casa donde se ubicó la planta se conserva y está inventariada como patrimonio arquitectónico.

Vestigios de lo que fueron los canales que conducían el agua a las turbinas para la generación de energía eléctrica. Foto: Laura Barreros / Fiestero
Los canales de piedra que se construyeron para esta planta aún se aprecian en el costado occidental del barrio Santa Inés. Foto: Laura Barreros / Fiestero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *