Lunes, diciembre 11, 2017
Inicio > Senderos > Extraños seres verdes nos gobiernan
Senderos

Extraños seres verdes nos gobiernan

ECUADOR (O) | Érase una vez en el país del cacao, petróleo y la componenda que hace diez años surgió un líder muy popular y carismático. Este estrambótico hombre de alta envergadura, fina sonrisa y humor casi agrio se dirigió al pueblo y con agraciados discursos prometió: paz social, honestidad administrativa y revolucionar al revolucionado país de la canela. Fue entonces que ese nuevo e hidalgo hombre contra todo pronóstico, viento y marea ganó las elecciones, se convirtió en presidente y por arte de magia surgieron de la nada unos extraños seres color verde, apasionados por el caudillo en cuestión, es más, pronto olvidaron la distinción entre individuo y Estado, revolvieron los conceptos y utilizaron un apellido (Correa) como sinónimo de administración pública, justicia social, independencia de funciones, respeto, honradez financiera y pulcritud gubernamental. Tal fue su fascinación por aquel mago de los discursos sin fin, que para ellos el amor es sinónimo de Correa y viceversa.

Por: Byron Quelal, columnista invitado (O)

Esos extraños seres verdes originados de la pasión por aquel hombre, son tan extraños que parecen no poseer conciencia, pues cada argumento pronunciado por aquel líder residente en el extranjero de inmediato se convierte en una verdad absoluta, sin que a posteriori se admita la posibilidad de la duda. Para ellos, dentro de su raciocinio no cabe la idea de que el todo poderoso al igual que cualquier ser humano puede llegar a equivocarse, al parecer, ellos han encontrado la perfección del pensamiento hecho hombre.

Sin embargo, los seres verdes no se limitan a apaciguar su lucidez mental con repetidas retóricas que de una u otra manera justifican las denuncias de un mal gobierno, pues según se percibe, ellos se sienten satisfechos con las rimbombantes obras físicas realizadas, claro está, se provocan una auto-amnesia, pues pasan por alto las graves acusaciones sobre actos de corrupción en aquellas obras. Por otro lado, celebran que la autonomía de voluntad sindical ha regresado, en tal sentido citan a  los educadores del país y alaban el hecho de que estos últimos por fin se liberaron de aquel partido político de tira piedras, tras lo cual exclaman que la educación nunca debe ser objeto de apropiación partidista, pero a renglón seguido fundan un nuevo sindicato que a toda vista responde a las consignas del movimiento de gobierno. Estos extraños seres verdes han sido también paradójicos.

Pero no conformes con lo mencionado y tras la salida del verde mayor de la Presidencia, aquellos seres vociferan que él es y será su eterno presidente. Creo firmemente que no se dan cuenta del alcance de tamaña aberración, pues, en Corea del Norte, bajo el concepto y el sentimiento del “presidente eterno”, los Kim han instaurado una dinastía monárquica dentro de la república. Pero ¿Qué significa la idea del presidente eterno?, es simple, al igual que al verde ex presidente ecuatoriano, Kim Il-sung fue proclamado por su “pueblo” presidente eterno, en este caso; de todos los coreanos, en consecuencia, para que su espíritu e ideas permanezcan intactos en la república, es necesario que únicamente los descendientes directos de aquel gran benefactor puedan ser coronados presidente de aquella Nación. Por tanto y gracias a la manipulación partidista del partido del trabajo y sus satélites (Partido Socialdemócrata de Corea y el Partido Chondoísta Chong-u) en una auténtica teatralización de la democrática, la Asamblea Suprema del Pueblo (poder legislativo) desde la fundación de la república norcoreana siempre ha elegido a un Kim como omnipotente soberano de una tierra donde pensar diferente es un crimen que se paga con la vida. Eh ahí la verdadera dimensión de tan escueta frase, pues en ella se escuda la extrema ignorancia de un pueblo que ha olvidado que él es quien ostenta el verdadero poder soberano de un Estado. Por tanto el gobernante no es más que un funcionario público sujeto a crítica y a la fiscalización de sus actos. Es raro, estos seres dicen defender la democracia pero conciben ideas monárquicas y autoritarias. Seguramente, si en sus manos estaría la tarea de elegir al presidente no dudarían en reelegir a Correa eternamente.

Eso no es todo, tras los distanciamientos entre el actual y el ex presidente, hoy esos extraños seres verdes a pesar de que actualmente son gobierno también son oposición. En fin, esos extraños seres son tan singulares que plantean revolucionar la revolución revolucionaria ¿Quién los entiende verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *