Martes, noviembre 21, 2017
Inicio > Destacado > ¿Existen responsables del hundimiento de la vía Quilotoa – Chugchilán?
DestacadoHorizonte

¿Existen responsables del hundimiento de la vía Quilotoa – Chugchilán?

COTOPAXI (I) | La carretera estatal que se hundió la madrugada del domingo 26 de marzo de 2017 en el sector Guangocalle y que causó la muerte de una mujer al caer un bus en el hueco, es nueva, que ni siquiera ha sido inaugurada. Así lo confirmaron el gobernador de Cotopaxi, Fernando Suárez, y el alcalde de Sigchos, Mario Andino, este lunes. “No la habíamos podido inaugurar por motivos de agenda del señor Presidente de la República”, comentó su vocero provincial.

Por: Redacción Cotopaxinoticias.com (I)

Latacunga (Cotopaxi). Esta carretera fue concluida en agosto de 2015. Su construcción estuvo a cargo del Gobierno Nacional luego que falló el primer contrato cuando la administración del prefecto César Umaginga no pudo justificar en qué había utilizado el dinero que le dio el régimen del presidente Rafael Correa para la obra.

El tramo que se hundió estaba asentado sobre una quebrada en la que se tenía previsto construir un puente, pero que, para abaratar costos, se la rellenó con arena y tierra por decisión de la empresa constructora y el apoyo de la entonces prefecta Blanca Guamangate (oriunda del lugar), según afirmaron los moradores, los transportistas y el presidente de la Junta Parroquial de Chugchilán, Aurelio Pastuña, el domingo.

La vía tuvo un nuevo trazado, por el costado oriental del antiguo camino y fue construida en un inicio por el Consorcio Cotopaxi y luego por la compañía Becerra Cuesta.

El sitio que se hundió ya había dado señales de peligro. Y no es el único lugar, hay por lo menos 15 asentamientos a lo largo del camino. Más hacia Chugchilán, hace 15 días, la calzada también cedió en el sector de Simiacunga y una camioneta cayó en el hueco, dejando tres personas heridas. Además, los taludes (paredes) del camino están inestables y caen piedras a lo largo de la vía.

Pastuña dijo que desde hace un mes alertó a la Dirección Provincial del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) de Cotopaxi. Señaló que esa entidad le respondió que el mantenimiento le corresponde a la constructora, pero que la compañía Becerra Cuesta replicó que el contrato se terminó en junio de 2016.

Este camino que une a los cantones  Sigchos (Chugchilán) y Pujilí (Zumbahua) y a su vez hacia la vía Latacunga – Zumbahua – La Maná, es transitado a diario por turistas nacionales e internacionales y los buses de las cooperativas Iliniza y Reina de Sigchos. Por aquí los campesinos sacan sus productos agrícolas a los mercados.

La carretera Quilotoa – Chugchilán tiene 18.64 kilómetros. Según datos del MTOP, publicados en 2015 en su página web, fue rehabilitada con pavimento flexible a un costo de USD 21 millones de dólares y beneficia directamente a 140 mil habitantes.

Vicente Pichucho, presidente de la comunidad Cuisana, dijo a Diario El Comercio este lunes que los moradores pedirán a la empresa constructora que indemnice a los familiares de la fallecida y de los dos heridos y que se reponga el bus 28 de la cooperativa Iliniza.

Toda la vía está trisándose, especialmente donde se hizo el relleno de las quebradas”, comentó Pichucho.

Un kilómetro más abajo, un tramo de 60 metros se hundió hace 15 días. La camioneta de propiedad de Segundo Licta cayó a un hueco de cinco metros de profundidad y quedó como chatarra. “Gracias a Dios las cuatro personas que viajaban salieron solo con golpes. Estoy pidiendo que la empresa me indemnice, pero nadie da la cara hasta el momento”, dijo el afectado.

This slideshow requires JavaScript.

Una cinta plástica de color amarillo con la palabra ‘Peligro’ impide el paso de los vehículos. La gente camina 300 metros para abordar una camioneta al otro lado de la vía.

Diego Molina, analista de Gestión de Riesgos de la Prefectura de Cotopaxi, confirmó a El Comercio que tras una evaluación se encontró que no es el único sitio con problemas; en otros puntos hay deslizamientos.

Según él, el lugar donde se hundió era un relleno, que técnicamente estaba bien realizado. Lo que sucedió es que la caja que debía servir para el desfogue del agua lluvia se puso más abajo y no hubo mantenimiento. “Hubo filtración y provocó el hundimiento”, enfatizó.

El Alcalde de Sigchos pidió el lunes en rueda de prensa que se investigue a la constructora Becerra Cuesta y a la persona encargada de la fiscalización de la obra. “Quien tenía la obligación de hacer caer en cuenta de que eso no era lo correcto, era el fiscalizador de la obra”, explicó Andino, quien también es el presidente de los municipios de la zona centro.

“Esta vía fue recién construida y ya tenemos problemas. Esto es gravísimo para el país, porque ahí se ve la calidad de las obras que se han hecho durante la revolución ciudadana“, comentó. Sin embargo hasta ese momento no había denunciado aquello.

El gobernador evitó referirse al tema, pero resaltó que el hundimiento del domingo fue en el kilómetro 2.7 de la vía Quilotoa – Chugchilán y que Becerra Cuesta se hizo cargo recién desde el kilometro 3. Dijo que no tiene detalles de quien hizo el primer tramo.

Sin embargo, los hundimientos también se dan el tramo que trabajó Becerra Cuesta. Precisamente allí fue se abrió el primer hueco, donde hace dos semanas cayó la camioneta roja. “No podemos especular, serán los informes técnicos del MTOP los que dirán qué pasó”, señaló.

Pero hasta el momento el MTOP guarda silencio. No se ha pronunciado sobre los datos técnicos de la carretera, ni acerca de por qué no escuchó a tiempo las advertencias de los moradores respecto a que la vía en el sector Guangocalle estaba cediendo y podía ocurrir lo que ocurrió el domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *