Viernes, julio 28, 2017
Inicio > Planicie > En Latacunga se propone una veda de reproducción animal de seis años
Planicie

En Latacunga se propone una veda de reproducción animal de seis años

LATACUNGA (I) | Un grupo de activistas busca que la capital de Cotopaxi sea la primera ciudad ecuatoriana libre de mascotas callejeras. Para aquello, el concejal alterno e integrante de la organización no gubernamental Protección Animal Ecuador (PAE), Álex Páez, presentó un proyecto de nueva ordenanza para la tenencia de perros y gatos. De aprobar la prohibición, el Municipio de Latacunga se convertiría en pionero a nivel del país.

Por: Redacción Cotopaxinoticias.com (I)

Latacunga (Cotopaxi). La propuesta contempla cuatro aspectos. Primero, que se coloque un chip en cada mascota, para identificarlas.

Ese dispositivo sería como la cédula del animal y contendría información sobre el nombre del propietario del perro o gato, si el canino o felino está vacunado o no, si está esterilizado y detalles sobre las enfermedades que posee.

Esos datos permitirían conocer cuántos perros y gatos viven en el cantón y detallar el número de animales callejeros, comunitarios o abandonados. La base de datos sería administrada por el Cabildo y estaría abierta al público. El Municipio proveería los chips.

Como segundo paso, se esterilizaría a todas las mascotas mediante campañas permanentes que mantendría el Municipio. La esterilización sería el aspecto fundamental que permitiría concretar la veda reproductiva. Durante seis años, ninguna perra ni gata podrían parir en el cantón.

El tercer aspecto contempla el endurecimiento de sanciones y la creación de una Comisaría del Ambiente, para que las aplique de manera exclusiva. “Las multas de la actual ordenanza, que van de cinco a 20 dólares, no han surtido efecto”, comentó Páez.

David Banda, de SOS Salvando Patitas, apoya la iniciativa. Detalló que la nueva ordenanza establecería tres tipos de sanciones: leves, graves y muy graves, que consistirían en multas desde el 20% de un salario básico hasta dos salarios unificados y actividades comunitarias.

Y como cuarto aspecto se plantea la construcción de un albergue para animales abandonados. Para aquello, según Páez, el Municipio cuenta ya con una partida presupuestaria de USD 60.000 y con un terreno municipal en la parroquia Belisario Quevedo. El activista anunció que se basarían en el modelo de la casa de acogida de Ambato.

¿Prohibir la reproducción animal viola los derechos constitucionales de la naturaleza?

Ante esta inquietud de Cotopaxi Noticias, la respuesta de Páez y Banda es unánime: No. Ambos consideran que el permitir la reproducción indiscriminada es lo que genera animales callejeros, porque las personas no se alcanzan a cuidar a todas las crías y las abandonan, según explicaron.

Como argumento, Banda afirmó que “ocho de cada 10 perros que vemos en las calles tienen dueño”. Y aunque reconoce que la propuesta de prohibición es polémica, resaltó que “existen demasiados perros en las calles, que no comen, que son abandonados, atropellados, mutilados y utilizados para prácticas universitarias” y que “eso sí vulnera sus derechos”.

Para Páez, la veda reproductiva es la única salida. “O la adoptamos ahora, o permitimos que el problema de los animales callejeros se vuelva insostenible”, refutó. “Es un proyecto técnico y profesional”, aseveró.

Realidades y polémicas

Aunque ninguna ciudad ha obligado a la veda reproductiva, en Guayaquil ya se señaló en el año 2011 que la esterilización es la única forma de controlar la sobrepoblación y posterior abandono y maltrato de animales. Lo dijo Beatriz Albán, directora de la Fundación Protectora de Animales (FPA), a Diario El Universo.

Ella consideró en ese entonces que en los hogares no se ha tomado conciencia sobre la importancia de frenar los “nuevos nacimientos no deseados” para evitar que los cachorros vayan a parar a la calle y se expongan a peligros.

“Una sola gata pare cuatro veces al año un promedio de 12 gatitos, muchos de estos no son aceptados en el hogar, siendo expulsados. La mayoría muere o son víctimas de golpes, muy pocos son adoptados”, afirmó.

En ese año en Guayaquil, un 4% de perros y gatos no tenía dueño, un 30% sí lo tenía bajo una responsabilidad plena y un 66% “bajo la irresponsabilidad”, según cifras que dio Édison Villamar, entonces director de Zoonosis de la ciudad. “Los ciudadanos también son culpables de la situación por el poco cuidado que les dan a sus mascotas, sueltan los animales todo el día, solo llegan a dormir”, comentó.

Xavier Cevallos, director del grupo Amigos con Cola, coincidió con ellos y señaló, en 2011, que la esterilización es la única solución “ética y técnica”. Y, además, dejó en claro que tener albergues para los animales callejeros no es la solución.

“Ya no es sostenible llevarlos a refugios por los altos costos que demanda el mantenimiento de estos centros. Con la esterilización se ataca el problema de raíz, pero esto debe ir de la mano con la educación de la población”, dijo.

La polémica se encendió más en junio de 2016 cuando el alcalde de Loja, Bolívar Castillo, dijo que la solución es matar a los perros callejeros para convertirlos en abono. En esa ocasión, Lorena Bellolio, presidenta de la fundación Protección Animal Ecuador (PAE) lamentó que en el país “no se haya hecho nada” por resolver la proliferación de mascotas abandonadas.

El concejal de Guayaquil Josué Sánchez, quien en 2015 empezó a trabajar con la fundación Rescate Animal en un proyecto de ordenanza sobre tenencia de mascotas en la ciudad, coincidió en junio de 2016 en que la solución tampoco es construir grandes albergues para los animales rescatados de las calles.

Bellolio compartió la idea de Sánchez y aseguró que la solución está en la atención de cuatro aspectos fundamentales: la promulgación de una ley, técnicamente desarrollada; la esterilización de las mascotas para evitar su descontrolada reproducción; la educación de las autoridades y la sociedad; y ya habló de la veda reproductiva. Así lo publicó Diario Expreso.

El 2015 no estuvo exento de polémica. El propio presidente Rafael Correa pidió durante una sabatina del mes de abril que sean sacrificados los perros ferales del botadero de basura de Porlón, una comunidad situada en el oeste de Riobamba, en Chimborazo, según reportó Diario El Comercio.

Los perros ferales son aquellos que nacen en manadas conformadas por los que han sido abandonados por los humanos en bosques, carreteras u otros sitios. Ante la falta de alimento, esos animales llegaron a Porlón gracias a su olfato y buscan comida entre los desechos.

“Les han dicho (a los comuneros de San Clemente), que es penado con tres años de cárcel matar a esos perros y eso no es cierto. Son jaurías de perros salvajes, atacan a los animales, al ganado, pueden morder a los niños. Hay que sacrificarlos así los que defienden a los animales se pongan bravos”, señaló el Mandatario.

Este caso se repite en Cotopaxi, en especial en Latacunga rural. Borregos de comunidades de Poaló y Once de Noviembre han sido atacados por perros ferales que luego de ser abandonados por sus dueños y ante la falta de alimento han migrado hacia el “cementerio de cabezas de ganado” en Saquisilí, unos, y hacia el botadero de basura de Inchapo (límite de Latacunga con Pujilí), otros.

Esto lo advirtió el jefe político del cantón Saquisilí, Omar Venegas, y los tenientes políticos de esas parroquias a través de Cotopaxi Noticias y Radio Latacunga a mediados de 2016. Lo advirtieron luego que Ecuavisa difundió una noticia que atribuía la muerte de los borregos a un animal supuestamente desconocido, algo parecido como al mítico “chupacabras”.

Los funcionarios narraron que los perros ferales que deambulan por los páramos de Poaló y Once de Noviembre llegaron en esas semanas hasta las cabeceras de esas parroquias y que incluso estuvieron a punto de atacar a adultos mayores y niños.

En Riobamba, las declaraciones del presidente Correa motivaron a los animalistas de cinco colectivos a agruparse para solicitar una intervención técnica en Porlón y así evitar que los perros sean sacrificados sin criterio. El Cabildo aceptó la propuesta de los animalistas y el sábado 23 de mayo de 2015 se inició la campaña de rescate de cachorros.

“Los cachorros son los que tienen más posibilidades de ser recuperados y adoptados”, explicó Silvia Ramos, coordinadora del PAE de Riobamba, a Diario El Comercio en ese entonces.

En Latacunga, durante el último semestre del año 2016, algunos habitantes del Centro Histórico de la ciudad colocaron recipientes con comida y agua en las calles, para que se alimenten y se refresquen los perros callejeros. Sin embargo, el Municipio lo prohibió en ese sector. Ante aquello, los activistas animalistas motivaron a que ese gesto lo mantengan los moradores del resto de la urbe.

Para algunos latacungueños, que se expresaron en las redes sociales, el poner comida y agua en las calles motiva a que más dueños de mascotas eludan su responsabilidad de cuidarlas y las abandonen. Pero el activista David Banda considera que se debe brindar alimento mientras haya perros callejeros, “que siguen teniendo hambre y sed”.

A finales de enero de este año, 2017, decenas de latacungueños se indignaron en las redes sociales al ver un video en el que un hombre pateaba a un perro en la terraza de una casa del barrio El Calvario. Y enseguida circularon videos de perros encadenados en otros sitios, pese a que las ordenanzas y leyes lo prohíben.

Banda y Páez afirmaron que la Comisaría Municipal inspeccionó la vivienda y constató que la mascota estaba en buenas condiciones de salud. Esa persona habría señalado que solo estaba jugando con el perro. Señalaron que el comisario Hugo Ávila amonestó al hombre de manera verbal, porque –según afirmaron- la actual ordenanza no permite otro tipo de sanciones.

El trámite en Latacunga

El proyecto de ordenanza para la veda reproductiva fue sociabilizado el viernes 18 de febrero por la Comisión y la Dirección municipales del Ambiente ante veterinarios de la ciudad. Se tenía previsto que se lo discuta en primer debate el miércoles siguiente, 22, y que el jueves se convoque a una sesión extraordinaria de Concejo Municipal para aprobarlo en segundo y definitivo debate.

Sin embargo, la discusión del documento no constó en el orden del día de la sesión del 22 de febrero. Páez informó a Cotopaxi Noticias, que el tema será tratado por el Concejo en su reunión de este miércoles, 1 de marzo, y que como ya se terminó el tiempo en el que reemplazó a la concejala Gladys Vaca, actuará en el debate usando la figura constitucional de la Silla Vacía.

David Banda afirmó que el proyecto de nueva ordenanza busca que las acciones que se ejecuten para la veda reproductiva de perros y gatos en el cantón sean económicamente autosustentables “y no le cuesten un solo centavo al Municipio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *