Lunes, abril 23, 2018
Inicio > Senderos > El Troje 4: ¿accidente o desidia de la alcaldía de Rodas?
Senderos

El Troje 4: ¿accidente o desidia de la alcaldía de Rodas?

QUITO (O) | Un “accidente terrible”: eso dijo Mauricio Rodas al referirse al colapso de un muro de contención de la escombrera El Troje 4 que produjo un muerto: Jorge Taboada de 58 años. Antes, en la reunión del COE metropolitano dijo que había que esperar el informe técnico, hecho por una comisión técnica cuya conformación no dio a conocer.

Tomado de 4PELAGATOS.com (O)

Es evidente que esto no fue una catástrofe natural y que este “accidente” como Rodas lo llama, involucra a la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs EP). Involucra a la administración Rodas en su conjunto porque a esa escombrera llevó el material que se extrae de la obra del metro. Susana Castañeda, concejala de Quito por AP, y miembro del directorio de Emgirs, aseguró a 4P. que desde abril de este año, hizo saber su preocupación por las condiciones en las cuales se estaban acumulando los escombros, la capacidad de recepción de la escombrera y el problema del peso porque la tierra depositada era húmeda.

Las respuestas que dice haber recibido hablaban de manejo adecuado, de fiscalización mensual y mediciones que permitían tener todo bajo control. Que había capacidad de recepción de escombros, nuevas estructuras en construcción (canales, un colector, bermas que nunca se desplazaron), una adecuada compactación, plataformas estabilizadas… Que se contrató la Constructora Bonilla para realizar otras obras que incluían mejorar el acceso a la escombrera… A pesar de esas explicaciones, un muro de contención cedió y los escombros dañaron el canal de agua del río Pita-Puengasí y 600 000 personas en Quito se quedaron sin agua.

¿Accidente, como dice Rodas, o falta de gestión, negligencia, diseño errado y mal manejo de la escombrera? El informe técnico debe hacer oficio de caja negra, a condición de que Emgirs EP no sea juez y parte. En todo caso, la concejala Susana Castañeda se propone, desde ahora, contrastar el contenido de ese informe con todos las respuestas técnicas que recibieron sus inquietudes.

El hecho cierto es que Rodas está dando una respuesta política a una tragedia que toca de lleno su gestión en la capital. Se ha presentado rodeado de gente del gobierno: Humberto Cholango, Secretario Nacional del agua, y Fander Falconi, ministro de Educación, en la reunión del COE metropolitano; Verónica Espinosa, ministra de Salud y Patricio Zambrano, ministro de Defensa, en la rueda de prensa. Es evidente que Rodas armó un escenario para hacer aparecer al gobierno como su aliado en este momento. Y es evidente, igualmente, que Moreno y su equipo, que gozan de mejor salud en los sondeos, le suministran oxígeno desde hace tiempo pensando en los votos de SUMA en la Asamblea.

Este intercambio de favores deja de lado preguntas complejas para Rodas y complementarias a las que planteó la concejala Castañeda en el directorio de Emgirs EP: ¿por qué se construyó una escombrera sobre un canal de agua para Quito? ¿Por qué no se protegió la vulnerabilidad del canal? ¿Por qué se abrió esa escombrera que estaba ya consolidad en 2013? ¿Qué va a pasar con el barrio Miranda que, a pesar de los trabajos que hace en este momento la municipalidad de Quito, corre serios peligros?

En un boletín de la Alcaldía, se habla de Plan de Contingencia. Es obvio que hubo una reacción al desastre pero de ahí a hablar de Plan de Contingencia hay un trecho que el alcalde Rodas salta alegremente. Si existiera ese plan, el tema de los tanqueros no habría sido tan desastroso. En un mensaje enviado por una comunicadora del Municipio a los periodistas, se escuchan cosas increíbles: se evidencia que hubo necesidad de secuestrar tanqueros y de negociar, con la ayuda de la Policía, para ponerlos a disposición del Municipio. “No tenemos videos ni fotos porque no queremos alarmar más”, dice en su audio de whatsapp. Ella pide a los periodistas que no armen polémica por lo que ocurre.

Ni Plan de Contingencia ni Plan B; lo cual muestra el alto nivel de vulnerabilidad que tiene Quito con el suministro de agua. A Rodas le importa sobremanera limitar el costo político que esto le causa sobre todo entre los más pobres del sur. Lo que ocurrió en El Troje 4, como quiera que se mire, muestra un manejo inadecuado y desidia ante las alertas hechas en el directorio de la empresa encargada de esa escombrera. El informe técnico, si es independiente, dirá si esta fue o no una catástrofe anunciada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *