Jueves, abril 19, 2018
Inicio > Horizonte > El martirio de regresar a casa desde Latacunga
Horizonte

El martirio de regresar a casa desde Latacunga

CENTRO NORTE (I) | ¡Corre que te atrasas! es la consigna de Edgar Sailema y otros estudiantes de la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC) cada noche al final de clases. Salen apresurados desde el campus de San Felipe hacia la terminal terrestre de Latacunga. Intentan llegar antes de las 19:30 para alcanzar un bus hacia Ambato, Salcedo, Lasso, Machachi o Quito. Si llegan tarde tienen que esperar mínimo media hora en medio del temor a la inseguridad del barrio La Estación o de -a veces- la lluvia.

Por: Alexandra Almachi, Gina Montaño, María del Carmen Ortiz, Paulina Tenelema, Paola Pilicita, Evelyn Quispe y Nataly Vilcacundo, estudiantes de Comunicación Social de la UTC (I)

Latacunga (Cotopaxi). Este dilema al momento de querer regresar a sus hogares no es solamente de los universitarios, también lo enfrentan empleados, obreros y otros ciudadanos.

Desde el año 2015 el Municipio de Latacunga acogió el pedido de Asotrial (asociación de cooperativas del cantón) y dispuso que los buses interprovinciales pasen por frente a la terminal terrestre únicamente desde las 20:00 hasta las 04:00, para evitar que compitan con los de las cooperativas latacungueñas.

Sin embargo, pese a esa disposición y a la apertura del paso lateral (que alejó de la ciudad el desvío de los buses interprovinciales), el Municipio no extendió el horario de atención de la terminal terrestre.

Las cooperativas Latacunga, CIRO, Cotopaxi, San Miguel y Primavera tienen frecuencias desde Latacunga hacia Ambato o Quito, pero solo laboran desde las 04:00 hasta las 19:30. Algunas incluso hasta antes de la hora final.

Juan, conductor de una de estas cooperativas, que pidió la reserva de su apellido, afirmó que el problema surge porque luego de las 19:30 ya no laboran los empleados de la terminal que otorgan las frecuencias (turnos) para los viajes. Explicó que sin ese documento los agentes de tránsito de Ambato detienen a los buses en esa ciudad, multan a los choferes y les restan puntos en sus licencias de conducir.

Gladys Sánchez, administradora de la terminal, reconoció que sería mejor si ese espacio no se cerrara, pero aseguró que no existe el apoyo de las autoridades superiores. “No podemos hacer nada, debemos acomodarnos con los que disponemos”, comentó.

Cuando ya se cierra la terminal, los estudiantes universitarios y los otros pasajeros esperan bajo el puente peatonal de la avenida Eloy Alfaro (prolongación de la Panamericana) en medio del frío, de la oscuridad, a veces de la lluvia y a expensas de ser asaltados, según afirmaron las personas consultadas.

This slideshow requires JavaScript.

La pasajera Fernanda Masapanta sostiene que “Latacunga se ha convertido en un negocio para los buses de Asotrial”. Además, asegura que algunos vehículos no están en buenas condiciones y que algunos conductores y controladores no dan buen trato a los usuarios.

“Cuando hay (los buses de Asotrial), nos llevan parados e incomodos, con más posibilidades para que se cometan robos de nuestras herramientas de estudio como computadoras y celulares”, manifestó.

Otros usuarios afirmaron que estos vehículos se niegan a llevar a estudiantes de colegio o personas de la tercera edad, quienes según la ley deben pagar solamente la mitad del valor del pasaje.

El usuario Luis Guerra también se quejó de que en los buses de Asotrial se permite el acoso de los vendedores ambulantes y que los conductores no respetan las paradas en el camino.

“He sido víctima de robos, a veces suben vendedores ambulantes que nos obligan a comprar sus productos y nadie ha hecho nada por ayudarnos. Cuando presentamos el reclamo los controladores son más groseros e incluso nos han hecho bajar del bus algunas veces”, narró.

Por esa razón, algunos usuarios, aunque llegan a la terminal antes de las 19:30, prefieren esperar hasta las 20:00 para viajar en los buses interprovinciales, “cómodos”.

Otros pasajeros, como Hilton Quinaucho, quien viaja diariamente entre Latacunga y Quito, prefiere no arriesgarse a esperar, por temor a ser asaltado.

“Se debería implementar la seguridad en este lugar, especialmente en horas de la noche, pues en reiteradas ocasiones muchos estudiantes hemos sido víctimas de robos. También deberían extender el servicio de la terminal y de los transportistas con frecuencias a otras ciudades, ya que al no contar con este servicio se debe esperar varios minutos a que los buses interprovinciales lleguen”, dijo.

El artículo 130 del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomías y Descentralización (Cootad) señala que es competencia de los municipios “planificar, regular y controlar el tránsito, el transporte y la seguridad vial dentro de su territorio”. Las autoras de este reportaje solicitaron una entrevista al director municipal de Movilidad, Milton Borja, pero no obtuvieron respuesta.

La situación para viajar en la noche hacia Ambato, Salcedo, Lasso, Machachi o Quito se complica los fines de semana debido a que los buses interprovinciales pasan ya llenos por Latacunga debido al incremento de viajeros.

Esto obliga a los estudiantes y al resto de usuarios a tomar taxi hacia el intercambiador de tránsito del paso lateral (redondel vía a Pujili), alternativa a la que no pueden optar todos los días debido a que les resulta costoso, según atestiguó Esperanza Guanoluisa.

Entre Latacunga y ese sector no hay buses urbanos en las noches; además, los usuarios aseguran que en el paso lateral no hay suficiente alumbrado público.

One thought on “El martirio de regresar a casa desde Latacunga

  1. Franklin Jami

    Por favor dar una solución pronta a este problema que viene dándose desde hace varios años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *