Lunes, diciembre 11, 2017
Inicio > Horizonte > El deshielo del Cotopaxi es más evidente
Horizonte

El deshielo del Cotopaxi es más evidente

ECUADOR (I) | Aunque hay días, como este viernes (17 de noviembre de 2017), en que el volcán Cotopaxi amanece cargado de hielo, su glaciar ha disminuido en un 40% desde 1976 hasta la actualidad. El derretimiento se hizo más evidente la semana anterior en que el cielo estuvo totalmente despejado y la ausencia de nubes incrementó la radiación solar.

Por: Redacción Cotopaxinoticias.com (I)

Latacunga (Cotopaxi). La reducción del glaciar también afecta a los nevados Chimborazo, Carihuairazo y Antisana, en el mismo porcentaje, según datos del Ministerio del Ambiente (MAE) divulgados el miércoles de esta semana por Diario El Telégrafo.

Diario El Comercio precisó ese mismo día que el Antisana, que es una de las fuentes de provisión de agua para Quito, ha perdido un 50% de glaciar en los últimos 50 años.

El volcán Cotopaxi este viernes, 17 de noviembre de 2017, captado desde Lasso. Foto: Cotopaxi Noticias

This slideshow requires JavaScript.

Según un estudio del año 2010, realizado por Bolívar Cáceres, experto del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología Inamhi, los glaciares tropicales a más de 5.000 metros de altura, son particularmente sensibles a los cambios del clima.

Este es el caso del Cotopaxi, que abastece de agua a fundamentalmente a la capital de la República.

En el caso del Chimborazo, su progresivo deshielo genera acciones preventivas en el Municipio de Riobamba para para garantizar la dotación de agua. Un programa por USD 23 millones está en marcha para tener fuentes alternativas, como las de Maguazo, de agua superficial.

Las autoridades municipales de Riobamba empezaron a preocuparse desde el año 2010. El proyecto empezó a construirse en abril de 2017, abastecerá a esta ciudad desde finales de 2018 y tendrá una vida útil de 40 años.

El hielo sólido que recubría al volcán Chimborazo ahora solamente se mira en la cumbre y ya no en las faldas.

Los deshielos alteran la vida en siete comunidades indígenas que habitan en las faldas, y que tienen proyectos de turismo comunitario.

“Los turistas vienen esperando tocar el hielo del Chimborazo. Nos da miedo pensar que algún momento no tendremos ese atractivo”, dijo a El Comercio José Guamán, de la comunidad Pulinguí.

Baltazar Ushca, “el último hielero del Chimborazo”, ahora tiene que caminar más lejos para bajar los bloques de hielo que vende a las jugueras d la ciudad.

Bolívar Cáceres explicó que el deshielo en este nevado se debe a tres causas: la ceniza volcánica llegada desde el Tungurahua, que hace que el hielo del Chimborazo absorba más el calor, el calentamiento global y un proceso natural de rejuvenecimiento glaciar.

El miércoles, El Telégrafo publicó que el MAE impulsa programas para el mejoramiento de prácticas agrícolas que retengan la humedad del suelo y generen microclimas para diversificar cultivos.

El plan contempla tres aspectos básicos: adaptación, mitigación y reducción de emisiones por deforestación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *