Miércoles, julio 26, 2017
Inicio > Senderos > El código deontológico de Correa es un chicle
Senderos

El código deontológico de Correa es un chicle

ECUADOR (O) | Por supuesto que el entrevistado hala la cobija para su lado. Siempre lo hace. ¿Acaso el Presidente no lo hace cuando alguien le tiende un micrófono? Pero en el buen periodismo (que el Mandatario persigue) se practica la duda metódica, se sabe que ninguna fuente es objetiva, se entiende que las versiones no son verdades unívocas y que la verdad periodística se arma, en muchos casos, como un rompecabezas: pieza por pieza.

Tomado de 4PELAGATOS.com (O)

¿Carlos Pareja Yannuzzelli es un delincuente? Probablemente. Lo tiene que decidir la justicia. ¿Jorge Glas es un corrupto? Probablemente. Eso también lo tendría que demostrar la justicia. Para Rafael Correa las cosas son más sencillas. Pareja Yannuzzelli huyó; luego es un delincuente. Ningún juez de la justicia correísta investiga a Glas; luego es un ser probo, maravilloso, íntegro. En estas cosas de la Justicia, el Presidente es una autoridad. No solo acusa a Pareja Yannuzelli y exculpa a Glas: pide a los electores que le crean. Como si pudiera creer a los políticos con los ojos abiertos. Como si la esfera pública fuera una iglesia en la cual, en vez de pruebas, basta con actos de fe.

Hecho ese ejercicio, el Presidente pasa a otra etapa en la cual también es igualmente una autoridad: el periodismo. Se lanza contra los periodistas y medios que entrevistaron a Pareja Yannuzzelli en Miami. Y decreta que un prófugo (que puede ser o no un delincuente) no debe ser entrevistado. Pues bien: Julian Assange es prófugo, está refugiado en la embajada de Ecuador en Londres y ha dado tantas entrevistas que es imposible reseñarlas una a una. Otro ejemplo más extremo: Osama Bin Laden, el enemigo número uno para el Occidente durante largos años fue entrevistado por medios tan serios como CNN, ABC, Time, The Independent… Incluso semanas antes de que se produjera el ataque que acabó con su vida.

Correa dice que un delincuente no puede ser entrevistado. Y que si lo es, debe ser para que se auto inculpe. Da espanto oírlo decir tantos despropósitos. Y tantas mentiras. Dijo, por ejemplo, que los periodistas no preguntaron a Pareja Yannuzelli por sus actos corruptos en Petroecuador. ¿Cómo lo sabe si esas entrevistas no salieron al aire? ¿Cómo lo sabe si el material de Tania Tinoco fue robado y la versión que circuló en las redes no fue editada por ella? ¿Cómo lo sabe si el material de Expreso no fue publicado? ¿No valen los intentos que hace Janet Hinostroza, en una parte de la entrevista que circuló, para que el prófugo diga de qué pide perdón a la sociedad ecuatoriana?

Por supuesto que el entrevistado hala la cobija para su lado. Siempre lo hace. ¿Acaso Correa no lo hace cuando alguien le tiende un micrófono? Pero en el buen periodismo (que Correa persigue) se practica la duda metódica, se sabe que ninguna fuente es objetiva, se entiende que las versiones no son verdades unívocas y que la verdad periodística se arma, en muchos casos, como un rompecabezas: pieza por pieza.

En el caso de las mafias (y en este gobierno hay mafias), la historia enseña que son los mafiosos los que delatan a los otros mafiosos. Entrevistar a un sospechoso o a un delincuente hace parte de la tarea periodística. Y juzgar si el producto que sale debe ser publicado es parte del proceso periodístico y ético de cada redacción. No del poder. Si Expreso juzgó que no debía publicar la entrevista que hicieron dos de sus editores, es su derecho. Pero pretender, como hace Correa, que las razones deontológicas que Expreso esgrimió coinciden con supuestos códigos éticos suyos, es como para desternillarse de la risa. Y es una coartada incalificable erigir las razones de Expreso para dar clases de moral a Teleamazonas y a Ecuavisa. Lo que quería Correa -y logró- es que esas entrevistas no salgan al aire. Ahora Correa se cuelga de las razones deontológicas de Expreso para encubrir la censura previa que ejerció; la censura política.

Correa se ampara, además, en la no difusión de esas entrevistas para endosar a los periodistas que las hicieron acusaciones que los televidentes jamás podrán contrastar. Decir que hicieron las mismas preguntas, buscando las mismas respuestas. Decir que no escrutaron al prófugo. Decir que prestaron el micrófono para que echen basura sobre gente honesta (y honesto es Jorge Glas porque él lo dice; como antes lo era Pareja Yannuzzelli porque él lo decía…). Decir que el entrevistado no exhibió ninguna prueba. Decir que esto es un montaje al cual se prestaron esos periodistas. Decir que trataron a Pareja Yannuzzelli como un patriota…

Pareja Yannuzelli es delincuente, mintió y armó este show en Miami con periodistas que se prestaron para ello: eso dice Correa aprovechándose de que los televidentes no han podido ver esas entrevistas en su totalidad. No obstante, su gobierno se da la pena de “desmentir” las pocas cosas concretas que dice su ex ministro en el escaso material que circula: entrevistan a Wilson Pastor por skype para que niegue que la OPEP previno al gobierno sobre una supuesta pérdida de 4 dólares por barril; mecanismo que hace parte -dice Pareja Yannuzzelli- del esquema corrupto en Petroecuador. Wilson Pastor, que hace parte del combo cuestionado, dice que no es verdad. Y como lo dice Wilson Pastor por skype desde Viena, pues queda desmentido Pareja Yannuzzelli.

¡Qué sofisticado es Correa para demostrar que miente su exministro que ahora llama delincuente y payaso! ¡Y qué decente es para regar veneno con ventilador sobre cuatro periodistas mientras censura, con todo el peso del gobierno, entrevistas que los electores no verán! Y, por ende, nunca podrán saber si esos periodistas hicieron bien su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *