Martes, septiembre 19, 2017
Inicio > Senderos > Del DVD al CD
Senderos

Del DVD al CD

ECUADOR (O) | ¿Ya vieron ustedes ese DVD que sacó El Telégrafo sobre el feriado bancario? Yo tampoco. ¿Cómo será? ¿Con imágenes será? ¿Con música será? Si es con música, ha de ser puro pasillos. ¡Qué tristeza! ¡Qué dolor! Muy cortavenas ha de ser, para qué también. Pero verán nomás que, como decimos los locutores, ha de pegar fuerte en el mercado discográfico nacional porque, como circula con El Telégrafo, ha de haber metido mano el Orlando Pérez. ¡Chuta, teneránse!

Por: Francisco Febres Cordero

Tomado de Diario EL UNIVERSO (O)

Pero muy buena idea me parece esa de recordar la historia con discos. O sea eso nos sitúa en el siglo XXI, sin esos errores del pasado que solo registraba la historia en los libros, que son instrumentos obsoletos, sobre todo en una campaña electoral en que lo que se trata es sacarle la perimbucha al adversario de la manera más efectiva, rápida y contundente posible.

¡Qué inteligentes que son los del Gobierno! Por eso, dando rienda suelta a las palpitaciones de sus corazones ardientes, también han sacado al mercado discográfico la canción “Nunca te voy a olvidar”, con letra y música del quinteto Iniciativa Ciudadana, en que ¡ay!, le dicen al Correa que le van a extrañar y, aunque no lo dicen, se intuye que sin la presencia del Correa las manos limpias nunca más han de poder agarrar nada porque ahí sí se han de ensuciar. ¡Ya lloro!

El Lasso también está de que comience a sacar discos para contrarrestar los que salen con el sello de la revolución ciudadana. ¡Cómo alegraría eso la campaña! Fu, ahí sí las votaciones se convertirían en una fiesta democrática propiamente dicha. Todos andaríamos alegres, sonreídos, dando un pasito para aquí y otro pasito para acá mientras seguimos el ritmo. Si se pone las pilas, el Lasso sí ha de poder hacer unos cuatro discos, por lo menos.

O sea lo que necesita son arreglistas, como decimos los músicos a los arreglistas. Ahí entra el elemento creativo para convertir, por ejemplo, un pasacalle en un armonioso ruido de trombones cuando se baja el presidente a darle duro al que le da un yucazo. También pueden convertir un saltashpa en un ashaltashpa revolucionario o al yaraví en un yacogí, igualmente revolucionario. Y así.

Cualquier arreglista, por ejemplo, podría cantar esa que dice ya tenemos presidente, tenemos a Rafael, en ritmo de se jodió. O sea ese es un ritmo que ya aprendimos a lo largo de los diez años y que saldría facilito con solo revisar el caso Duzac. ¡Lindo el ritmo! Sería una canción en re mayor sostenido. Sostenido por el Gobierno, claro, que hasta le dejó salir al solista a Miami para que se callara pero le resultó al revés: ya comenzó a cantar.

La canción de los Dhruv también podrían hacer, pero esa no sería un sanjuanito sino más bien un aire típico, porque típico que volaron en el aire y típico que se cayeron.

¿Tendrá músicos el Lasso? Si asoman, está de que les encargue un CD con las canciones “Come cheques”, al ritmo de shamamé, “Refinería” y “El Aromo”, que tendrían mucho agarre con cualquier ritmo que le pongan, y Odebrecht, aunque con el problema de que, como sería en portugués, no hay nadie que pueda traducir la letra.

Fu, por temas no faltan. Solo faltan los músicos para que repasemos la historia en discos al son que nos ha enseñado el Correa: “Prohibido olvidar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *