Sábado, noviembre 18, 2017
Inicio > Senderos > De corrupción ficticia a real II
Senderos

De corrupción ficticia a real II

ECUADOR (O) | En el editorial anterior se hizo una introducción acerca de la “corrupción”; por cierto, hablar sobre esto nunca es fácil, sobre todo cuando por diez años nos han dicho que el Ecuador ya cambió, que la decencia pública se inauguró y que el encubrimiento, el reparto y la troncha no volverán jamás.

Por: Byron Quelal, columnista invitado (O)

Sin embargo, la realidad dista mucho de los cuentos de honradez repetidos constantemente y que fueron parte integral de la retórica del gobierno de la década ganada. Empero, es precisamente que bajo la óptica de los conceptos correistas se debe definir ¿Quiénes se beneficiaron de la década ganada?

Todo apunta a que el actual vicepresidente ha sido el director (sin perjuicio de otros maestros invitados) de orquesta de una de las más afamadas sinfonías del Ecuador, es así que la orquesta armónica de la corrupción nacional parece ser que ha venido tocando sus instrumentos desde el inicio del gobierno pasado, casos como: Pativideos, narcovalija, El Gran hermano, El ministro come cheques, Palo Azul, Chevron, Petrochina, EQ2, El Aromo, Cuarto Puente en Babahoyo,  Venta de granola por Nutrival en el MIESS, Manejo de Gamavisión y los otros canales, Visas para extranjeros (hermano de Marcela Aguinaga), Avionetas mexicanas en Ecuador, Médicos cubanos, Medicinas expiradas, Manejo y quiebra de las empresas incautadas a los Isaías, Cocinas de Inducción, Títulos académicos de Glas, Caso Cofiec, Pedro Delgado, Venta del Pacific National Bank, Cosurca, Chauvin, Chuky Seven, Caso Roberto Cuero , Radares chinos, Acuerdos con Pdvsa, Ares Rights, Cheque cervecero, Vialmesa, Mcsquared, Coca Codo, Caso Daisy Espinel, Caso Marún (carreteras millonarias), Eica, Senagua, Visados chinos, Pistolas Glock, Vielmesa, Los 10 de Luluncoto, Persecución a la Comisión de la Verdad, caso Jorge Gabela, Edificio UNASUR, Tráfico de influencias en el Sercop, Aeropuerto de Tena, Instituto Nacional de Investigaciones Gerontológicas en Vilcabamba, Pases policiales, Multipropósitos Baba, Parque los Samanes, Refinería del Pacífico, Peculado en el MIDUVI, Aeropuerto de Santa Rosa, Pago por frecuencias de radio y televisión, Lenín Moreno en Ginebra, Manejo de la deuda con China, Repotenciación de la refinería de Esmeraldas, Contratos con la China y, la cereza del pastel, Odebrecht, sin duda representan la miseria política de un régimen viciado.

Pero, debo advertir que lo referido de ninguna manera puede ser calificado como una lista de orden taxativa, sino que representa un burdo ejemplo de lo poco que ha cambiado la forma de gobernanza para con la cosa pública.

Trágicamente lo peor de la lista se encuentra en las disculpas que se han utilizado para justificar lo inexcusable, pues han sido respuestas irrisorias e indignantes, así tenemos que para aplacar la ira popular los revolucionarios han adoptado un nuevo diccionario, donde el significado de la coima, el soborno, el cohecho, la malversación de fondos y los sobre precios contractuales han sido equiparados con las definiciones de: cortesía, acuerdos entre privados, errores de buena fe, comisiones inocentes y ajustes contractuales necesarios. Así queda demostrado que lo que se inauguró el 2007 no fue la decencia pública sino la desvergüenza politiquera de un gobierno carente de ideología, conciencia y moral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *