Domingo, febrero 18, 2018
Inicio > Senderos > Casi la mitad de Quito sufre por la escasez del agua
Senderos

Casi la mitad de Quito sufre por la escasez del agua

QUITO (O) | No es ninguna novedad que Quito es una ciudad localizada a 2.850 metros sobre el nivel del mar, con características geográficas diferentes a otras de América Latina y del mundo. Una planicie extensa de sur a norte, angosta en el sentido este-oeste, la capital de los ecuatorianos es la segunda en altitud después de La Paz, Bolivia. También es conocido que la ciudad se fundó casi en las faldas del volcán Pichincha y que muchas poblaciones fueron asentadas en las laderas, por encima de los niveles normales para que toda su población sea dotada de servicios básicos, como la luz y el agua.

Editorial de Diario EL TELÉGRAFO (O)

Hasta finales de los años 70 y 80, muchos barrios sufrían por la escasez de agua potable. Un problema que fue resuelto a comienzos de los 90 con el sistema de agua Papallacta, cuyas aguas se originan en la provincia del Napo. Sin duda una de las obras más complejas y monumentales que jamás se haya construido en Quito, pero que se constituyó en una solución integral para una ciudad que en la actualidad se acerca a los tres millones de habitantes.

Paralelamente a ese proyecto, fueron potenciados otros: Mica, Pita, Santa Rosa, Sena y varias fuentes occidentales que abastecen del líquido a la enorme y populosa población del sur de la capital. Todas esas fuentes de captación de agua suman 4.090 litros por segundo; en tanto que el de Papallacta llega a 4.470 litros por segundo. Un derrumbe de tierra sobre el sector de El Troje, junto al canal por el cual se conducen las aguas del río Pita, dejó sin el líquido a un centenar de barrios del sur de Quito y también del centro de la ciudad.

Quito se preparó durante más de un año ante la eventualidad de una erupción del volcán Cotopaxi. Por eso resulta sorpresivo el estado de emergencia y la suspensión de clases por causa de la interrupción del fluido del agua. No es la hora de encontrar culpables y sí soluciones inmediatas en una ciudad como Quito, tan vulnerable a los fenómenos naturales. La jornada administrativa y las clases de hoy están suspendidas y los quiteños esperan que el fluido de agua potable se normalice lo más pronto posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *