Viernes, abril 20, 2018
Inicio > Senderos > Bacterias asesinas
Senderos

Bacterias asesinas

COTOPAXI (O) | Las bacterias son seres vivos diminutos formados por una sola célula, o sea que no se les puede ver a simple vista sino con el microscopio, se observa  como bolitas redondas o alargadas y espirales; la mayoría de las bacterias no hacen daño, solo menos del uno por ciento de ellas causan enfermedades; además, muchas son útiles, algunas ayudan a digerir la comida, destruir células causantes de enfermedades y suministrar vitaminas al cuerpo, también se les utilizan para hacer alimentos saludables como el yogurt y el queso.

Por: Luis Reinoso Garzón, lector invitado (O)

Muy pocas bacterias infecciosas se reproducen rápidamente dentro del cuerpo y pueden provocar enfermedades, algunas despiden sustancias químicas llamadas toxinas, que pueden dañar los tejidos y así causar infecciones a los organismos vivos como el ser humano, cuyo tratamiento es a base de antibióticos, los que se debe suministrar muy cuidadosamente siguiendo las instrucciones del médico, por cuanto las bacterias sufren cambios que hacen tomar resistencia a los antibióticos y estos dejan de funcionar; de este modo el mundo está abocado a que cualquier infección común y lesiones menores que han sido tratadas durante decenas de años, que volverán a ser potencialmente mortales si no tomamos medidas definitivas para mejorar la prevención de las infecciones y si no cambiamos nuestra forma de producir, prescribir y utilizar los antibióticos; la población sufrirá una pérdida progresiva de estos bienes de salud pública,  con repercusiones devastadoras.

El informe, mundial se centra en la resistencia a los antibióticos en siete bacterias responsables de infecciones comunes graves, como la septicemia, la diarrea, la neumonía, las infecciones urinarias; este fatal comportamiento les ha granjeado el nombre de bacterias asesinas o devoradoras de carne, como el caso de Streptococo pyogenes, la misma que ataca la garganta, o invaden los tejidos subcutáneos produciendo una infección muy rara y grave que destruyen todo a su paso, incluyendo los tejidos musculares, grasos y la piel.

Para combatir la resistencia a los antibióticos, la OMS recomienda a las personas utilizar los antibióticos únicamente cuando los haya prescrito un médico, completar los tratamientos aunque ya se sientan mejor y no dar el tratamiento a otras personas ni utilizar los que les hayan sobrado de prescripciones anteriores. Otras medidas importantes consisten en la prevención de las infecciones mediante una mejor higiene, el acceso al agua potable, el control de las infecciones en los centros sanitarios y la vacunación, a fin de reducir la necesidad de antibióticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *