Viernes, julio 28, 2017
Inicio > Horizonte > Ascenso al Cotopaxi se podría practicar hasta los 5.300 metros sobre el nivel del mar
Horizonte

Ascenso al Cotopaxi se podría practicar hasta los 5.300 metros sobre el nivel del mar

LATACUNGA RURAL (I) | El ascenso al volcán Cotopaxi se podría practicar hasta los 5.300 metros sobre el nivel del mar. Ese es el informe preliminar que hizo la Dirección Provincial de Cotopaxi del Ministerio del Ambiente sobre la posibilidad de ir más allá del refugio.

Por: Fabián Maisanche

Tomado de Diario EL COMERCIO (I)

Latacunga (Cotopaxi). En este momento solo hay autorización para llegar hasta este lugar, a 4 864 metros. En ese documento se indica que el ascenso será factible solo luego de que el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional y la Asociación Ecuatoriana de Guías de Montaña (Aseguim) presenten un informe sobre la presencia y peligrosidad de los gases del volcán.

El Cotopaxi se reactivó el 14 de agosto del 2015 y desde entonces el acceso a la cumbre ha estado restringido, debido al derretimiento del glaciar y la emanación de gases.

Los especialistas deberán ascender hasta los 5.300 metros para medir los gases que emite el macizo, que se ubica a 5.897 metros sobre el nivel del mar.

Según Diego Avendaño, director provincial, a los 5.300 metros el glaciar no presenta grandes grietas. La expulsión de ceniza, vapor y de gases incidió en el agrietamiento de los glaciares que están en las cercanías al cráter.

Asegura que los gases en las proximidades del cráter representan un peligro para los andinistas, según el documento elaborado la última semana de febrero. El funcionario afirma que la ruta principal de ascenso está casi definida y no habría peligro para los turistas.

“Está planificado una apertura parcial del glaciar, pero siempre y cuando haya un informe favorable del Geofísico. Los planes de contingencia y de seguridad también serían elaborados por los guías y operadoras turísticas que ofrezcan el ascenso”.

Para eso, los técnicos del Geofísico deberán trasladar un equipo denominado multigases. Ese aparato mide la cantidad de dióxido de carbono y de azufre que emiten los colosos como el Tungurahua, Cotopaxi y Reventador.

El andinista del Geofísico, Marco Almeida, explica que ese instrumento es pesado y cuando han ido a los tres volcanes ha sido acoplado a una aeronave de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, para las mediciones.

En este momento, en el caso del Cotopaxi existe cierta dificultad, porque las corrientes de aire del oriente provocan que los gases desciendan “unos cuantos metros” de la cumbre y luego se disipen; es decir, no se elevan, por lo que no es factible usar una aeronave. La emisión de gases tampoco es fuerte, debido a la baja actividad interna del coloso.

Por ese comportamiento se debe trasladar el equipo pesado por vía terrestre. El Geofísico requiere la colaboración de seis andinistas especializados que resistan a la altura, la falta de oxígeno a esa altitud y la extenuante caminata.

“La medición de los gases nos indicará qué tan dañinos pueden ser para los andinistas. En uno de los dos informes de Aseguim se indica que a los 5.700 metros los gases (cuando ascendieron) les provocaron asfixia y dolor de cabeza”, indica Almeida.

El vicepresidente de Aseguim, Ramiro Garrido, cuenta que en las dos inspecciones realizadas por el grupo vieron que el lado occidental del Cotopaxi está afectado por la ceniza. Mientras que desde el refugio José Rivas hasta el sector de Yanasacha el camino se encuentra bien; pero de esa zona a la cumbre la ruta ha cambiado. “El terreno está más empinado y hay grietas”.

Si hay la posibilidad de ascender a los 5.300 metros hay planes para reactivar el montañismo y crear una escuela para esta actividad. Todo depende de la oportuna decisión de las autoridades, dice Garrido.

Según la Dirección Provincial de Ambiente, al Parque Nacional arribaron 142.116 turistas en el 2015. Entre agosto y diciembre del 2016 ingresaron 93.600 visitantes y en lo que va del año son 26 223.

El área es visitada por turistas nacionales, de Europa, Asia y de algunos países de América. Juliana Garzón arribó con un grupo de amigos de Guayaquil. La falta de oxígeno no fue impedimento para ascender al refugio José Rivas. “Es algo maravilloso subir a esta maravilla, que tiene nuestro país”.

Para Daniel Maldonado, guía de la agencia Latín Aventures, el turista gusta visitar el Cotopaxi por su glaciar y el refugio. “Si hay las condiciones y seguridades del caso bienvenido sea la apertura al glaciar. Los turistas se sienten atraídos por la altitud y porque está activo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *