Miércoles, diciembre 13, 2017
Inicio > Refugio > Al ‘Charro de Río Grande’ lo sepultaron en la víspera de su cumpleaños
Refugio

Al ‘Charro de Río Grande’ lo sepultaron en la víspera de su cumpleaños

LATACUNGA URBANA (I) | Los vecinos del “Barrio Quito” de Latacunga aportaron con dinero para las honras fúnebres de Luis Ulloa Perea, el ‘Charro de Río Grande’. Ellos fueron la familia del esmeraldeño cantante de música mexicana y mecánico de bicicletas ante la ausencia de los familiares propios, que residen en Guayaquil. Se quedó huérfano de padre y madre a los dos años. Lo velaron en la Funeraria Nacional y le ofrecieron una eucaristía en la Catedral el miércoles 11 de octubre de 2017.

Por: Redacción Cotopaxinoticias.com (I)

Latacunga (Cotopaxi). Los vecinos despidieron con vivas al muerto. Echaron tierra sobre su ataúd en el espacio donado por el Municipio en el cementerio general de Latacunga, pero se niegan a enterrar su memoria porque señalan que él les enseñó el verdadero sentido de la amistad. Muchos de ellos fueron además, cuando jóvenes, oficiales en su taller de bicicletas ubicado en la calle Quito y Félix Valencia.

Cantando rancheras a capela (sin música) le despidieron pese a las lágrimas, porque resaltan que a pesar de su pobreza y soledad, el charro siempre vivió con optimismo y alegría.

This slideshow requires JavaScript.

El cortejo fúnebre pasó frente al taller de bicicletas y avanzó hacia el panteón, ubicado a cuadra y media.

Luis Ulloa Perea vivió en Latacunga desde sus 23 años. Llegó acompañado del latacungueño Segundo J. Muñoz de quien fue oficial en su taller de bicicletas en el Puerto Principal. Una vez en tierra mashca se independizó.

Tras rezar un padre nuestro frente a su tumba, los vecinos le cantaron el cumpleaños feliz. Luis Ulloa cumplía este jueves, 12 de octubre, 78 años de edad. Por ello, sus amigos acordaron oficiar la “misa del mes” el 12 de noviembre, que coincide con un día después del aniversario de independencia política de Latacunga.

Luis Ulloa Perea era uno de los 2.470 adultos mayores que viven en condiciones de vulnerabilidad en Cotopaxi, según estadística del MIES.

Al charro lo hallaron muerto en su cama la tarde del domingo. Sus vecinos no lo habían visto desde el sábado y estaban preocupados; llamaron a la Policía para ingresar a su habitación. La autopsia determinó que falleció de un infarto cardiaco. Según los moradores, el sábado en la mañana había abierto su taller y había contado que tenía una dolencia en el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *